Friday, April 14, 2006

14 de Abril: 75 Aniversario de la Segunda República

Hoy hace 75 años se proclamó la Segunda República. Un bonito sueño de la historia Española que se vió truncado por el fascismo.

Hoy conmemoramos un gran dia a la espera de Tercera. ¡Viva la República!

En Memoria del Futuro lleva colgado unas semanas un precioso manifiesto que podeis firmar en su web. Aquí lo dejo:


El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República Española encarnó el sueño de un país capaz de ser mejor que sí mismo, y reunió en un solo esfuerzo a todos los españoles que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos. Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto evocamos aquel espíritu con orgullo, con modestia y con gratitud, y reivindicamos como propios los valores del republicanismo español, que siguen vigentes como símbolos de un país mejor, más libre y más justo.

Frente al colosal impulso modernizador y democratizador que acometieron las instituciones republicanas -siempre con la desleal oposición de quienes creían, y siguen creyendo, que este país es de su exclusiva propiedad-, todavía se nos sigue intentando convencer de que la II República fue un bello propósito condenado al fracaso desde antes de nacer por sus propios errores y carencias. Los firmantes de este manifiesto rechazamos radicalmente esta interpretación, que sólo pretende absolver al general Franco de la responsabilidad del golpe de estado que interrumpió la legalidad constitucional y democrática de una república sostenida por la voluntad mayoritaria del pueblo español, con las trágicas consecuencias que todos conocemos. Y exigimos que las instituciones de la actual democracia española rompan de manera definitiva los lazos que la siguen uniendo -desde los callejeros de los municipios hasta los contenidos de los libros de texto- con un estado ilegítimo, que surgió de una agresión feroz contra sus propios ciudadanos y se sostuvo en el poder durante treinta y siete años mediante el abuso sistemático e indiscriminado de los siniestros recursos que caracterizan la pervivencia de los regímenes totalitarios. Después de treinta años de democracia, resulta vergonzoso tener que recordar aún donde estaba la ley y donde estuvo el delito. A estas alturas, es intolerable, y muy peligroso para la salud moral y política de nuestro país, que todavía se pretenda equiparar al gobierno legítimo de una nación democrática con la facción militar que se sublevó contra el estado al que, por su honor, había jurado defender, y cuya victoria sólo fue posible gracias a la ayuda de los regímenes fascista y nazi que preparaban una invasión de Europa que acabaría provocando una guerra mundial y, aún más decisivamente, gracias a la culpable indiferencia de las democracias occidentales, que, antes de convertirse en víctimas de las mismas potencias en cuyas manos habían abandonado a España, eligieron parapetarse tras el hipócrita simulacro de neutralidad que representó el comité de No Intervención de Londres.

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad, y los españoles la aprovecharon. Pese a la brevedad de su vida, la II República desarrolló en múltiples campos de la vida pública una labor ingente, que asombró al mundo y situó a nuestro país en la vanguardia social y cultural. Entre sus logros, bastaría citar la reforma agraria, el sufragio femenino, los avances en materia legislativa de toda índole, la separación efectiva de poderes, las constantes y modernísimas iniciativas destinadas a difundir la cultura hasta en las comarcas más remotas, el decidido impulso de la investigación científica o el florecimiento ejemplar no sólo de la educación, sino también de la asistencia sanitaria pública, para demostrar que aquel bello propósito generó bellísimas realidades, que habrían sido capaces de cambiar la vida de un pueblo condenado a la pobreza, la sumisión y la ignorancia por los mismos poderes -los grandes propietarios, la facción más reaccionaria del Ejército y la jerarquía de la Iglesia Católica- que se apresuraron a mutilarlo de toda esperanza.

La República dotó a los sectores más débiles y desprotegidos de la sociedad de entonces, las mujeres y los niños, de un estatuto jurídico privilegiado en su época. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso para ellas, para ellos, la pérdida de todo derecho y su consagración como subciudadanos dependientes de la buena voluntad de los cabezas de sus respectivas familias. La República apostó por la defensa de los espacios públicos como escenario fundamental de la vida española, asumiendo la necesidad de equiparar las condiciones de vida de las poblaciones rurales y urbanas, y desarrollando políticas de igualdad no sólo entre los individuos, sino también entre las regiones más y menos prósperas. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen consolidó las desigualdades históricas tanto individuales como colectivas, y abandonó la promoción de los servicios públicos para crear un déficit que en algunos sectores, como la educación primaria y secundaria, seguimos padeciendo todavía. La República fomentó el auge de la cultura española en todos los terrenos de la creación artística y de la investigación científica, el debate intelectual y la vida universitaria, hasta el punto de que su nombre y su destino estarán unidos para siempre a la memoria del máximo esplendor cultural del que ha gozado nuestro país en la era moderna. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso la pérdida más trágica que, a su vez, ha soportado nunca la cultura española, el exilio masivo de los mejores, que dejaron las aulas y los laboratorios, los talleres y las redacciones, las editoriales y los museos, la autoridad y el prestigio intelectual de nuestro país, en manos de una improvisada cosecha de oportunistas y segundones, que redujeron la vida cultural española a una lamentable manifestación de mediocres oscuridades.

Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto no queremos seguir lamentando la triste brutalidad de aquel retroceso, sino celebrar la emocionante calidad de los logros que le precedieron, y agradecer la ambición, el coraje, el talento y la entrega de una generación de españoles que creyó en nosotros al creer en el futuro de su país. Reivindicar su memoria es creer en nuestro propio futuro, que será proporcionalmente mejor, más libre, más justo, más feliz, en la medida en que seamos capaces de estar a la altura de la tradición republicana que hemos heredado. Por una España verdaderamente moderna, laica, culta, igualitaria, por su definitiva normalización democrática, y por el progreso armónico del bienestar de todos sus ciudadanos, hoy, setenta y cinco años después, queremos celebrar el 14 de abril de 1931, y proponer que esta fecha se celebre en lo sucesivo como un reconocimiento oficial a todos los ciudadanos españoles que lucharon activamente por la libertad, la justicia y la igualdad, valores comunes que tienen que seguir orientando la construcción democrática de la sociedad española.


Firmar el manifiesto

Y por supuesto, la canción del momento es el Himno de Riego:

Serenos y alegres
valientes y osados
cantemos soldados
el himno a la lid.
De nuestros acentos
el orbe se admire
y en nosotros mire
los hijos del Cid.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

El mundo vio nunca
más noble osadia,
ni vió nunca un día
más grande el valor,
que aquel que, inflamados,
nos vimos del fuego
excitar a Riego
de Patria el amor.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

La trompa guerrera
sus ecos da al viento,
horror al sediento,
ya ruge el cañon
a Marte, sañudo,
la audacia provoca
y el ingenio invoca
de nuestra nación.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.


Podeis escucharlo en el reproductor de la derecha bajo el Fotolog


























































7 comments:

McLera said...

Buenas y santas,

Viva la República !!!!

Pablo, ya estabas tardando ....

Gracias por el Himno de Riego. No se porque estaba seguro de que lo podrïa escuchar en tu blog.

Un saludo.

Anonymous said...

No he podido conectarme antes, el dia 14 en Segorbe (Castellón, Spain) se celebro la fiesta... y por todo lo alto, con paella para los asistentes y mucha bebida y al final de la velada conciertos y como no el himno...El año ke viene os avisare con tiempo
1Bes
VaNe..

Anonymous said...

La verdad es que navegando y saltando de blog a blog he terminado en el tuyo. Y me ha parecido superinteresante... qué envidia de viajes, de experiencias y de cuidado del blog, lo cual es gratificante para el navegador.
No sé el motivo, pero tras leer este artículo, me ha motivado el olvido de ciertas cosas y me da un poco de pena la no superacion de determinados momentos que conviene mirar con valentía, pero mirar hacia delante.
Pero la República amén de decenas de leyes (algunas muy progresistas y ventajosas de los derechos y libertades, especialmente de los más desprotegidos y otras muy malas y grave freno para el crecimiento social y económico del país) que con mejor o peor fortuna parieron los dirigentes, desencadenó en una Guerra Civil (en la que no hubo vencedores ni vencidos), una guerra civil es una lucha fratricida, donde uno mata a otro porque piensa distinto, donde no importan los hilos familiares que te unan con tu semejante, sino que es una guerra con todas sus letras. No hay guerra buena, pero la Civil es la peor de todas ellas, si es que hay un baremo para clasificar estos crimenes.
Como joven español, quiero superar esa época oscura y pasar página, quiero conocer la historia para evitar volver a cometer los mismos errores, quiero estudiar las leyes que produjeron diferencias para no repetirlas y quiero mirar al futuro con optimismo y con ilusión.
¿De verdad creemos viable en este país de envidias, egoísmos territoriales, frágil decencia política, corrupción popular, ausente de respetos y de credibilidad política... que la República es la panacea social?
¿No podemos pensar en un nuevo cisma o fraccionamiento popular, que desemboque en un nuevo enfrentamiento social?
Sé que lo que digo es impopular, pero es que si queremos pasar página no podemos volver a un sistema que en la balanza de la historia de nuestro país trajo a mi entender más penas que virtudes.
Si surge la tercera república la sombra de una dictadura "correctora" planeará sobre nuestras cabezas y no creo que queramos ni más dictaduras, ni más correctores, ni más planeadores....
Desde el respeto. Un saludo.

Pablo said...

Mi perspectiva historica es muy diferente a la tuya.
La republica nos sacó de una dictadura (la de primo de rivera seguido por la dictablanda), y no fue la republica la que metió a España en una guerra civil sino el alzamiento militar contra el regimen democratico.
Date cuenta, que no solo se alzan y derrocan al regimen establecido, sino que, conscientes de que NO cuentan con el apoyo de la mayoria de la población, no se atreven a constituir una democracia, sino que establecen de nuevo una dictadura.
La republica fue ese breve periodo entre dictaduras en que era el pueblo y no el ejercito el que tenia el poder del pais.

Por otro lado, y como norma general, no comparto la teoría de olvidar (o simplemente ignorar) el pasado. Yo, consciente del pasado, miro al futuro en busca de una nueva republica que acabe con el anacronismo de la monarquia instaurado en la dictadura.
Sabes que de los más de 200 paises del mundo quedan menos de 30 monarquias?
Este folclore español de la monarquia es un ridiculo a estas alturas, algo que es evidente que cambiará con el tiempo, basta con esperar que los nacidos en la dictadura (para los que la monarquia tiene tantos simbolismos) vayan desapareciendo. En la última estadistica de El Mundo (nada sospechoso de antimonarquico) el numero de jovenes que se declaraban republicanos superaba al de monarquicos, y en general el 68% de la población coincidia en considerar que la monarquia nos costaba demasiado dinero a todos. Como ya te digo, es solo cuestión de tiempo...

pcbcarp said...

En efecto, no hay que olvidar nada. Alguien dijo (creo que Américo Castro, pero no lo juraría)que el enemigo natural del político es el historiador. Pero el historiador de verdad.

Ultimamente, asistimos en España a una campaña desatada desde la derecha para volver a la historia que nos enseñaban de pequeños: La República fue el caos antiespañol en manos de las logias; la cruzada fue un movimiento que salvó a España del marxismo y la destrucción, etc. etc. Personajillos capitaneados por Jiménez Losantos, César Vidal y Pío Moa (la furia de los conversos) están reinventando una versión fascista del pasado. Sin mitificar la República (que durante varios años fue ocupada por sus enemigos, antes de la guerra civil) se trata de mirar el pasado con cierto desapasionamiento precisamente para no repetirlo. Un saludo

Anonymous said...

“Este folclore español de la monarquía es un ridículo a estas alturas, algo que es evidente que cambiará con el tiempo, basta con esperar que los nacidos en la dictadura (para los que la monarquía tiene tantos simbolismos) vayan desapareciendo.”

¿Crees que ésta es la razón del amplio apoyo popular del que goza Juan Carlos I? ¿No habrá alguna otra razón que se te pasa por alto? Te doy una pista, sucedió el año de tu nacimiento.

Un abrazo, Felipe. PD: Felicidades por el curro en la “National Semiconductors”. Y no se te ocurra poner en práctica los consejos de Batalla para medir la potencia de señales alternas. XD.

Anonymous said...

que sepas que se de otro teleco que siempre celebra el aniversario de la republica. ¿porque siempre piensa la gente que los ing telecos somos fachas?
enhorabuena por todo lo conseguido.