Thursday, August 10, 2006

La caza del maestro

EL PAÍS - Opinión - 10-08-2006

El día 8 de agosto de 1936, hace setenta años, un grupo de falangistas fue a buscar a Daniel González Linacero a la casa de Arévalo en que pasaba las vacaciones con su familia y lo asesinó. Su partida de defunción dice, con elocuente simplicidad, que falleció "a consecuencia del Movimiento Nacional existente". Tenía treinta y tres años y dejaba esposa, que vive todavía, y tres hijas de corta edad. La casa fue cerrada y saqueada.

¿Quién era ese enemigo del nuevo orden al que se consideraba tan peligroso como para asesinarle? Daniel González Linacero había nacido en 1903 en Valdilecha (Madrid), de padres maestros. Estudió Magisterio en Ávila y ejerció por primera vez en Montejo de Arévalo (Segovia), en 1925. Fue más tarde a Madrid y, a la vez que trabajaba, obtuvo el título de licenciado en Historia. Tras una etapa en la escuela normal de Teruel, fue destinado a la de Palencia como director y desarrolló allí una importante actividad. Consiguió el traslado de la Escuela a un local más apropiado y dirigió el cursillo para maestros de 1932. Participó además en diversas misiones pedagógicas y en actos de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza, que él mismo había contribuido a crear en Palencia.

Su mayor crimen consistía, sin embargo, en haber escrito un texto para la enseñanza de la historia en la escuela primaria que tuvo muy buena acogida. Mi primer libro de historia, publicado en Palencia en 1933, comenzaba con una introducción para los maestros en que atacaba los "libros históricos amañados con profusión de fechas, sucesos, batallas y crímenes; relatos de reinados vacíos de sentido histórico, todo bambolla y efectismo espectacular". Y pedía que no se olvidase "que la historia no la han hecho los personajes, sino el pueblo, todo y principalmente el pueblo trabajador humilde y sufrido, que, solidario y altruista, ha ido empujando la vida hacia horizontes más nobles, más justos, más humanos".

Este planteamiento inicial se traducía en las lecciones destinadas a los niños en unos textos claros y sencillos sobre "historia de las cosas", que seguían "el orden evolutivo natural, de lo más sencillo a lo más complicado", para conseguir "la espontánea comparación entre lo actual y lo anterior". Las lecciones comenzaban con la vivienda y acababan en un capítulo sobre "cooperación y solidaridad", donde se sostenía que en la actualidad "nadie vive para sí", sino que todos dependemos del trabajo de los demás. No había en el libro una sola alusión política, salvo una lamentación por los millones de muertos en la Primera Guerra Mundial y un dibujo de una Casa del Pueblo donde, se decía, "los trabajadores aprenden a practicar las dos grandes virtudes sobre las que se asienta la vida: cooperación y solidaridad".

No parece suficiente como para justificar un asesinato, que sólo se explica por el hecho de que esta muerte formaba parte de una campaña sistemática de persecución de la enseñanza y de la cultura por parte de los sublevados de julio de 1936, como lo manifestaba un artículo publicado en agosto del mismo año en la prensa de Sevilla en que se pedía el castigo de los maestros, la escuela, la prensa y el libro.

Los maestros y los libros fueron los primeros en sufrir tal castigo. La depuración de los maestros no sólo pretendía apartar de la enseñanza a los que no compartían el ideario de los sublevados, sino reducir su número para cerrar escuelas. José Pemartín, jefe del Servicio de Enseñanza Superior y Media, decía en 1937 que "tal vez un 75 por ciento del personal oficial enseñante ha traicionado -unos abiertamente, otros solapadamente, que son los más peligrosos- a la causa nacional". A lo que añadía: "Una depuración inevitable va a disminuir considerablemente, sin duda, la cantidad de personas de la enseñanza oficial". Se clausuraron, por ello, 54 institutos públicos de enseñanza secundaria creados por la República, que el nuevo régimen consideraba innecesarios.

Antes de que se pusiera en marcha la depuración formal y reglamentada del personal docente, hubo, sin embargo, una etapa previa de asesinato de maestros, sin normas ni controles, que no se refleja en la documentación conservada. No sabemos cuántas fueron sus víctimas, pero los datos de las nueve provincias en que se ha investigado el tema dan un total de alrededor de 250 maestros ejecutados o desaparecidos. Una cifra mínima a la que habrá que agregar los de otras provincias, como la de Ávila, donde fue asesinado Linacero.

Aclaremos un punto. Hubo muertes de maestros en los dosbandos. Los republicanos mataron a maestros católicos, pero no por su oficio, sino por motivos políticos personales. Su muerte no formaba parte del programa republicano, sino que fue una triste y condenable consecuencia de la violencia de la Guerra Civil. En el bando franquista, en cambio, la caza del maestro formaba parte de un programa que incluía el cierre de centros escolares y la destrucción de libros, que eran el otro medio de educación popular que convenía combatir.

Sabemos el impulso que la República había dado a la creación de bibliotecas públicas. Hasta entonces las únicas accesibles a los lectores populares habían sido las de las Casas del Pueblo, centros republicanos, cooperativas o ateneos obreros. Ahora se crearon bibliotecas municipales de 300 a 500 volúmenes y se dotó de libros a las escuelas. En plena Guerra Civil, una octavilla de la Conselleria de Cultura de Valencia afirmaba que "la mejor manera de hacer la revolución es hacer cultura" e incitaba a los jóvenes a que pidieran "la instalación de una biblioteca popular en el pueblo".

En el otro bando las cosas fueron muy distintas. Una de las primeras medidas de los sublevados fue la de quemar libros de las bibliotecas públicas. El ideal gallego de 19 de agosto de 1936 decía: "A orillas del mar, para que el mar se lleve los restos de tanta podredumbre y de tanta miseria, la Falange está quemando montones de libros y folletos". Las quemas fueron generales y sistemáticas, y contaron con apoyos intelectuales como el del rector de la Universidad de Zaragoza, Gonzalo Calamita, que en el número 3 del Boletín de Educación publicó un artículo con el título de "¡El peor estupefaciente!" que contenía su aportación como científico a la campaña depuradora: "El fuego purificador es la medida radical contra la materialidad del libro".

¿Qué justificación había para este holocausto bibliográfico? ¿Cuáles eran los libros que se quemaban o prohibían para evitar sus efectos corruptores? Una ojeada a las listas de libros "prohibidos terminantemente" en las escuelas de Segovia puede darnos idea de la naturaleza de esta persecución. En la lista figura, para empezar, una gran parte de la literatura española contemporánea: Unamuno, Valle-Inclán, Pérez Galdós (incluyendo expresamente los Episodios nacionales), Valera, Baroja, Azorín, Palacio Valdés e incluso Concha Espina, junto a nombres de otros siglos, como Rojas Zorrilla, Moreto, algunas obras de Lope, las poesías de Espronceda, La Alpujarra de Alarcón o el Ideario español de Ganivet.

En materia de literatura universal caen, entre otros muchos, Eurípides, Edgar Allan Poe, Chateaubriand, Goethe, Shakespeare (por lo menos "los tomos 2º y 8º de sus Obras completas"), junto a algunas novelas que debían considerarse tan maléficas como para merecer una mención individualizada, tales como Tartarín de Tarascón de Daudet o Quo Vadis? de Sienkiewicz. Caen también todos los autores rusos imaginables, sin importar cuál fuera su filiación ideológica, de acuerdo con una norma superior que mandaba eliminar "la mal llamada literatura rusa".

En las listas de Valladolid se repiten la mayor parte de estas prohibiciones, a las que se añaden las de La Celestina o de las fábulas de La Fontaine, mientras las Novelas ejemplares de Cervantes no llegan a prohibirse, pero se indica que deben reservarse para lectores maduros y formados. En Barcelona caen Pascal y las novelas de Emilio Salgari, que estaban, en cambio, autorizadas en Valladolid.

En el campo de la historia se prohíben la Historia de España y de la civilización española de Rafael Altamira (Vegas Latapie nos cuenta, por otra parte, que un falangista se le ofreció para "dar el paseo" al autor de esta obra maestra de nuestra historiografía) y, repetidamente, Mi primer libro de historia de Linacero, perseguido con una saña especial.

El caso del libro de Linacero nos muestra cuáles eran los valores de la enseñanza republicana que combatían a sangre y fuego los franquistas, y nos permite advertir que lo que temían no era la subversión revolucionaria, que no tiene nada que ver con las propuestas del maestro asesinado, sino la razón, la tolerancia y el proyecto de construir pacíficamente un mundo más justo, valiéndose, según sus propias palabras, de "las dos grandes virtudes sobre las que se asienta la vida: cooperación y solidaridad". Nada puede resultar más revelador que el hecho de que al hombre que escribía tales cosas no se contentasen con hacerle callar, quemando sus libros, sino que creyesen que era necesario matarlo.

Vivimos en tiempos de revisionismo en que se pretende sostener que en la contienda civil española ambos bandos fueron igualmente culpables y que la sublevación militar de julio de 1936 fue una consecuencia inevitable de los errores y abusos del régimen republicano. Pienso, por el contrario, que un análisis de lo realizado por cada uno de los dos bandos muestra que les movían razones muy distintas. Y que es imposible entender lo que significó la Segunda República Española, y los motivos por los que la combatieron los sublevados de 1936, si se pasan por alto diferencias tan fundamentales como ésta: la República construyó escuelas, creó bibliotecas y formó maestros; el "régimen del 18 de julio" se dedicó desde el primer momento a cerrar escuelas, quemar libros y asesinar maestros.

Josep Fontana es catedrático de Historia y director del Instituto Universitario de Historia Jaume Vicens i Vives de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

15 comments:

El Desviado said...

Tema actual donde los haya el de esta "opinión". Panfletos revuelvemierda como este que aprueban escritos así reafirman la condición de que El País es uno de los periódicos con la peor sección en NACIONAL de España. Es triste ser tan extremista como La Razón...

Me gusta mucho más tu blog cuando hablas de EEUU que cuando sacas a relucir tu lado progre-socialista.

Pablo said...

Hombre, sobre si es actual o no, no se si has oido hablar ultimamente de la ley de la memoria historica, pero por ahí van los tiros.
Ademas de eso, si sueles leer los comentarios (que creo que sí porque te he visto muchas veces) habrás visto que en poco más de 3 meses he discutido 3 veces con gente sobre la Guerra Civil (y sin ni siquiera buscarlo), lo que demuestra que es cierto que vivimos un revisionismo historico donde se esta intentando reescribir una parte de nuestra historia en lugar de condenarla. La derecha podría aprender de los alemanes en eso.

El País es curiosamente el periodico de pago más leido, lo se, 100 millones de moscas comen mierda, pero tal vez podamos concluir que a la mayoría de gente le interesan los articulos de este periodico.
Al menos te has contenido y no lo has comparado con la razón, aunque para mi la comparación es mucho más justa con El Mundo, mira, aqui hay unas cuantas.

Sobre mi blog, se que hay bastante gente que piensa así, desgraciadamente para mi USA, ESA y demas vienen y se van, mientras que mis ideas permanecen, y como lo hago por satisfacción personal pues prefiero escribir de lo que me nazca sentirme obligado.

Aun así, para compensarte te daré un consejo, en el viaje a USA que tienes planeado (pedazo viaje por cierto! como te lo montas!) cambia el Carmel-by-the-sea por Monterrey. Te gustará mucho más y te lo pasarás mejor. Carmel es bonito, pero no es más que una ciudad de ricos con una calle de galerias de arte. Para ciudades de ricos ya verás Beverly Hills. En cambio, Monterey ademas de tener Cannery row que es bonita, y el centro historico, puedes hacer kayaking, visitar el aquarium, tal vez pasarte por los club de golf justo en la costa o incluso hacer paracaidismo por apenas 180$ y sin necesidad de conocimientos previos.
Espero que eso te sirva de algo.

Un abrazo!
Pablo

El Desviado said...

Gracias por los consejos. La verdad es que decidimos Carmel como todo turista desconocedor de qué es lo realmente interesante allí. Todo lo del kayaking y el paracaidismo está genial, pero por desgracia lo visitaremos de pasada. Si nos da tiempo, intentaré visitar ambos pueblos.

En cuanto a lo del blog, es evidente que puedes poner lo que quieras. Es una tontería siquiera discutir sobre eso. Simplemente te digo lo que pienso, que me encantan tus reportajes sobre USA. Sobre la política... he ido evolucionando desde la derecha hasta la desconfianza total, y la absoluta convicción de que estamos siendo engañados SIEMPRE, sea quien sea el que manda.
Es por eso que he decidido mantenerme en una postura de criticar todo lo que intente desunir a los españoles como pueblo común. La Guerra Civil fue algo desastroso en nuestra historia, y me duele que la gente como ese señor de la columna de El País saque a relucir nuestras mierdas. Quizá el no lo sepa, pero recriminando antiguas actitudes de gente que quizá esté muerta, siembra odios y cava zanjas separando más aún la puta derecha de la puta izquierda.

Sé que es imposible, pero ójala algún día saliera un partido que nos engañara como a los demás, pero que deje casarse a los homosexuales, que no persiga a la iglesia, que deje investigar con células madre, que se lleve bien con EEUU, con Alemania, Francia, Cuba, Venezuela y Bolivia, que luche por nuestros intereses en la UE, y que en asuntos tan importantes como las guerras, o las negociaciones con terroristas, no dude en emplear opciones políticas tan válidas como es el referéndum.

Sé que todo esto es una utopía, pero... a mí lo que me gustaría es que todos estuviéramos unidos.

Un abrazo desde España


P.D: Me gusta mucho la prensa, y tengo muchos vínculos con ella. Te diré que, entre la gente que sabe mucho de esto, El País es el mejor periódico de España en la sección INTERNACIONAL, y El Mundo en NACIONAL. Ambos de lo peorcito en su viceversa (es decir, El País es pésimo en NACIONAL, y El Mundo es pésimo en INTERNACIONAL). En una semana que te leas ambas secciones de ambos periódicos lo verás tú mismo.

Anonymous said...

Desviado, me ha encantado ese párrafo que empieza con "Se que es imposible..." Voto contigo por ello.

Arsenio

uno de avila said...

Hoy, hace un rato, noticias en la Primera: Aniversaio del horroroso asesinato de García Lorca a manos de los FASCISTAS....TAL Y TAL...
Dis minutos dspués, noticia de un acto Folklorico-Turístico-Religioso, el Misterio de Elche, cito textualmente: "...acto que se ha visto engrandecido con la inauguración de un nuevo órgano, pues el anterior, que databa del siglo XVI se quemó durante la guerra....".
¿Se quemó sola? o ¿la quemaron?
En Elche durante la primavera del 36 los disturbios entre radicales de una y otra facción política acabaron con el derramamiento de sangre y la quema de las iglesias de Elche. ESTA CLARA LA OBJETIVIDAD DEL "PERIODISTA".

Como veo veo que te gusta urgar en heridas, te muestro otra:
El día 3 de mayo del 36 caía asesinado en las afueras de mi pueblo J.F.H., de 22 años de edad, cuando paseaba junto a dos amigos. Miembros del PSOE y de la UGT locales, al parecer borrachos, salieron de la casa del pueblo a cazar algún fascista. Tras encontrarse con estos tres jovenes, al ver que eran estudiantes y no "obreros revolucionarios", les persiguieron hasta alcanzarles en las inmediaciones de la Escuela de Experimentación, donde efectuaron varios disparos con sus armas (¿ya estaban armados?) que provocaron la muerte en el acto de uno de ellos. Durante el sepelio por JFH se prohibió que sus compañeros compañasen el cadáver hasta el cementerio con la excusa de evitar incidentes....
A Felipe González se le llamó "Rencorgonzález", a ver si vamos a tener que llamarte a ti "Rencorpamoga"

Pablo said...

Puedes llamarme así si te sientes mejor, lo cierto es que olvidar, no creo que se deba olvidar nada. 40 años de humillante dictadura es demasiado como para decirle a los miles de victimas que se olviden y dejen de "urgar" como tu dices.
Nadie ha sido juzgado por los crimenes y torturas de la dictadura,supongo que hay victimas de primera y de segunda en este pais.

Anonymous said...

pues a mí, pablo, me encanta cuando de vez en cuando escribes un revuelmierdas de éstos. Y además, el desviado, no sé como va a mantener unido lo que no quiere permanecer unido, como no sea cómo en el 36.... que se te vé el plumero, hombre

El Desviado said...

¿Plumero? ¿Qué plumero? Aprende a escribir que con tu mal uso de las tildes no sé qué dices.

Si eres tú el separatista y el que quiere sembrar discordia y desunión invocando el espíritu del 36... pues tú mismo nos dices qué clase de persona eres.

Dokan said...

Lo mejor que podemos hacer es olvidar lo sucedido, empezar por olvidar las guerras y seguir por olvidar a nuestros amigos y seres queridos, para acabar olvidando nuestro trabajo y nuestra vida. Lo mejor que podemos hacer es dejar que todo se pierda en el olvido para así poder repetirlo.
Por si hay alguna duda, me encanta este tipo de artículos en tu bitácora.

El Desviado said...

No sé por qué me parece que tus objeciones en olvidar son sesgadas. Si nos ponemos a recordar, recordaremos que hace mucho tiempo llegaron los musulmanes y nos invadieron, y nos mantuvieron bajo su mandato durante muchos años. No podemos olvidar eso. Debemos recordarlo, y recordar también que Al Qaeda lo reclama. Igual que debemos recordar todo lo que nos robó el PSOE no hace tanto tiempo. Hay que recordar esas cosas de vez en cuando para que la gente pueda llenarse del rencor suficiente y llevar sus pasos hacia uno u otro lado (la eterna derecha o izquierda).

Sinceramente, abogar por recordar una guerra que casi nadie de nosotros vivió, y que no hace más que separarnos me parece de gente sin recursos que necesita revolver mierda para poder culpar a alguien en el presente. Me parece genial que no se olvide. Me parece fatal que, en arras de recordarlo, se culpe y se acuse y, una vez más, se divida.

Si necesitas recordar la Guerra Civil para no olvidar tu trabajo, ni tus amigos... apañado vas muchacho.

Anonymous said...

pues sí, desviado, se te ve el plumero, qué le vamos a hacer... No tienes más que mirar el tono de tu primer comentario; por cierto, en la segunda línea se te olvida una tilde; por eso quizá no te hemos entendido bien...Además, deberías saber que para algunos, a pesar de ser españoles de carnet, no tenemos el castellano como lengua materna y se nos escapa algún fallo de vez en cuando. Deberías entenderlo. Cosas de la historia. Lo siento, a joderse toca, tengo yo tantas ganas de ser paisano nacional tuyo tras lo que dices, como de un ruso de la estepa. Antes roja que rota, ¿no es cierto?

El Desviado said...

Pues nada macho. Coges un avión para Rusia y marchas. Que extremistas es lo que sobra aquí. Y cuando llegues llórale a todo el mundo lo mal que lo ha vivido la izquierda con la Guerra Civil, lo interesado que estarías en pertenecer a lo que quede del ejército rojo, etc etc.

No olvides visitar la tumba de Lenin, ni la de Stalin.

Anonymous said...

y dejarte a tí solito para que chingues a tu gusto? Y un carajo!

Janario said...

Se siguen cazando maestros.

Quisiera invitarte a visitar una viñeta sobre la educación en Cataluña que acabo de publicar en mi blog.

Pedagogía y Educación en Cataluña

Muchas gracias y cordiales saludos.

Diego Pino said...

Ups! al autor se le ha olvidado mencionar que en Marzo de 2004 tras el triunfo del PSOE en las elecciones generales, cae el programa de televisión "Negro sobre Blanco" de Fernando Sanchez Dragó. Uno de los pocos, por no decir el único, programa de la televisión en nuestro país dedicado a la literatura. Claro que ya todos sabemos que Dragó es un facha de mierda y que además es amigo de Aznar.

Claro que no va a ser facha Dragó si incluso llegó a dedicarle un programa a Primo de Rivera, fundador de la Falange Española. Por desgracia, el intento de dos diputados del partido socialista por prohibir la emisión del programa (censura, aunque ahora lo llaman politicamente correcto) no llegó a buen puerto. Sin embargo, me pregunto por qué no se oyeron aullidos de protesta cuando Dragó dedicó 4 programas a la figura de Sabino Arana, en el 100 aniversario de la fundación del Partido Nacionalista Vasco (a dos de ellos acudió Iñaki Anasagasti, el cual felicitó expresamente a Dragó por ser uno de los pocos espacios de televisión nacionales en debatir la figura del fundador del PNV). ¿Será que ser progre es guay aunque sigas siendo tan hijo de puta como los otros? O dicho de otro, ¿será que en este pais sacarse una foto con una bufanda palestina MOLA y dedicarle dos palabras positivas a Israel te convierten autenticamnete en un grandisimo hijo de puta?

El problema de la izquierda, es que es baluarte de valores buenos y eternos como de igualdad, libertad, solidaridad...Damos por sentado que la izquierda actuará siempre en el lado correcto del bien, y también del mal, dicho sea de paso. Por eso, cuando falla, cuando toma decisiones que no son justas, nos sentimos más aún desanimados, e incluso engañados.

Y yo si fuera vosotros, tampoco me desviviría por el tema. Creo que el truco está en ser crítico, que no criticón, y en la medida de lo posible no adscribirse a ningún sistema de pensamiento. Como decía Nietzsche: "Toda convicción es una cárcel". Las ideas son buenas o malas, no de izquierdas o de derechas.