Friday, October 20, 2006

El reloj magnético

A principios del siglo XVII, un jesuita, profesor en Liège, llamado Fr. Francis Line construyó un artefacto parecido a este:


nuevo-1


Este artefacto fue descrito en 1634 en el libro De symbolis hoericis de Sylvestro Pietrasancta. En el libro se decía que era un reloj que consistía en un orbe con las 12 horas marcadas suspendido en una esfera llena de agua "mediante una fuerza secreta que lo equilibra". Segun la descripción el orbe rotaba por acción de "una fuerza arcana" siguiendo el movimiento de los cielos de oeste a este. La hora la marcaba un pequeño pez (falso) que estaba en el agua.

Semejante artefacto, como era de esperar, atrajo de inmediato la atención de grandes mentes a lo largo de Europa, como el coleccionista, anticuario y astronomo Nicolas-Claude Fabri de Peiresc. Este estaba convencido que el misterioso movimiento del orbe, aparentemente causado por un campo magnético cósmico, podía demostrar la teoría Copernicana, dando esperanza para la Galileo, que había sido condenado por la inquisición en 1634.

Escribió al cardenal Francesco Barberini, uno de los inquisidores de Galileo y sobrino del papa, diciendole que el reloj era una nueva prueba de que la Tierra podía rotar alrededor del Sol gracias a la fuerza magnética que este emanaba. Y por ello pedia clemencia para Galileo, que se hallaba arrestado en su villa cerca de Florencia.

Sin embargo, al enterarse de la historia, Galileo escribió a Peiresc diciendole que el movimiento del orbe del reloj del jesuita se trataba sin duda de un truco producido por un iman bajo la esfera de agua. Así acababa con las últimas esperanzas de que los inquisidores cambiaran su sentencia.

Efectivamente, Athanasius Kircher, quien trabajaba para Peiresc, publicó en 1641 el libro Magnes, donde entre otros estudios sobre magnetismo revelaba el funcionamiento completo del reloj. En la caja bajo la esfera hay un reloj de agua que hace que un iman bajo la esfera de agua gire, y haga que el iman en el interior del orbe gire también.


Kirchermagneticclock


La primera foto es una reproducción del reloj magnético de Kircher que se encuentra en Green, mi biblioteca favorita de Stanford, donde ultimamente paso más tiempo del que me gustaría ;-P

4 comments:

Anonymous said...

todas las fechas están 300 años equivocadas

Pablo said...

Mierda, no he pillado el chiste...

Anonymous said...

el chiste está en que 1934 no es el siglo XVII
xD

Pablo said...

Cierto!!
Mil gracias,
corregido!