Wednesday, March 14, 2007

Plasticidad cerebral

Previously in ReGrEsO aL FuTuRo.....

Hablamos de como el cerebro aprende nuevas cosas y actividades, y también hablamos de los interfaces ordenador maquina.

Hoy hablaremos un poco de la consecuencia de los dos posts anteriores.
La plasticidad cerebral hace referencia a la habilidad del cerebro para modificar su propio funcionamiento para mejorar la forma en que realizamos una cierta actividad. Esto es una consecuencia directa de los procesos de aprendizaje de los que hablamos en el post anterior. Por ejemplo, el cerebro de un niño va adaptando su comportamiento para aprender a andar, y ese comportamiento se interioriza. Esas modificaciones de comportamiento no son simplemente cognitivas, sino que se traducen en cambios físicos en el funcionamiento de las redes neuronales, desde simplemente variar la tasa de envio de pulsos de una cierta neurona, hasta cambios más dramaticos como modificar las conexiones entre ellas.

Lo asombroso de este sistema es que es mucho más rápido de lo que uno pueda imaginar. Oyendo que hay cambios físicos en las neuronas, uno podría creer que lleva meses, pero la escala temporal puede ser de dias, y si el cambio es simple de minutos.

Cuando uno empieza a usar interfaces cerebro-ordenador, suele empezar imaginandose que mueve el brazo para controlar el cursor del ordenador. Sin embargo, con el tiempo, al ver como reacciona el cursor ante ciertas actividades, el cerebro aprende a controlarlo, se modifica el mapa que el cerebro tiene hecho de nuestro propio cuerpo, y el cursor pasa a ser un miembro más que movemos como si fuera nuestro brazo.

Un ejemplo bastante impresionante de este tipo de plasticidad, es cuando se usa uno de estos interfaces para que un mono controle un brazo mecanico. Al principio, el mono mueve su brazo cada vez que intenta mover el brazo mecanico, pero, en pocas sesiones, aprende a mover el brazo mecanico sin mover ninguna parte de su cuerpo. Su cerebro se ha adaptado a tener un nuevo miembro y es capaz de discernir cuando quiere mover ese o cualquier otra de sus extremidades.

Así que si alguna vez os sale un tercer brazo, no os preocupeis, vuestro cerebro aprenderá a controlarlo ;-P

3 comments:

Cybrid said...

Es interesante la adaptabilidad de la que hace gala el cerebro humano, y al mismo tiempo la facilidad con la que se puede estropear y ser completamente imposible de reparar.

Muy bueno el post si señor.

pinar said...

Me ha gustado este post. Te lo meneo

http://meneame.net/story/plasticidad-cerebral

Estaria bien que blogger dejara hacer trackbacks, me ahorraria estos comentarios

Ugochi said...

El proceso de la neuroplasticidad, es decir, el periodo en el que las neuronas crean sus conexiones se prolonga hasta los 20 años. La estimulación del cerebro, sin embargo, no debe abandonarse nunca, y especialmente durante la vejez. Con el paso de los años decae el estímulo neuroplástico, las neuronas se interconectan menos y producen menos proteínas neurotransmisoras, con lo que es más difícil aprender cosas nuevas. En edades adultas la estimulación del cerebro construye circuitos que compensan y suplen el déficit de las neuronas que se han extinguido. La capacidad supletoria de las neuronas que sobreviven es la garantía para conservar la lucidez en el envejecimiento. Mantener la estimulación mental toda la vida disminuye el deterioro cognitivo en la vejez. Y eso se consigue leyendo, teniendo interés por algo concreto y haciendo ejercicio físico. O implantándose terceros brazos.