Saturday, May 19, 2007

Aplicaciones de los aceleradores de particulas

Uwe_Bergmann_fisico
La semana pasada, Maria José Viñas, becaria de La Caixa en Santa Cruz, publicaba en El País una entrevista a Uwe Bergmann, físico alemán, que, al igual que ella, trabaja en el Stanford Linear Accelerator (SLAC).

En la entrevista cuenta como han utilizado los rayos X para analizar un documento de Arquímedes (El Palimpsesto de Arquímedes) del siglo X.

Aparentemente, las páginas de este documento fueron lavadas en el siglo XII, y rescritas convirtiéndolo en un libro de oraciones.
Bergmann leyó que la tinta utilizada por Arquímedes contenía hierro, y se dio cuenta que utilizando los rayos X producidos en el sincrotrón podía escanear el documento y obtener el texto original, que había permanecido oculto los últimos 9 siglos.

No es la única aplicación de los aceleradores de partículas fuera de la investigación pura de la que he oído hablar últimamente. Ayer mismo mi compañero de piso, doctorando de física aplicada en SLAC, presentaba su equivalente al DEA español, en la aplicación de los aceleradores de partículas a la radioterapia del cáncer.

Aparentemente, ahora mismo para la radioterapia se usa radiación de rayos X que dependiendo de la frecuencia deposita su máximo de energía a una cierta profundidad. Sin embargo, la energía se introduce en el cuerpo de manera muy dispersa, de manera que se dañan otros tejidos además del cancerígeno.

En su investigación lo que usan son protones acelerados a velocidades relativistas, que son disparados contra el paciente. Según la velocidad a la que se disparen se puede escoger donde exactamente depositan su energía, y, al contrario de los rayos X, esta deposición de energía es muy precisa, por lo que se puede poner mucha más energía en el tejido cancerígeno sin dañar los alrededores.

3 comments:

oria said...

Me ha encantado el artículo, lo has explicado muy bien.

Por cierto, ¿qué contenía el documento original creado por Arquímedes? y esperemos que el tratamiento con protones acelerados en el cancer se popularice rápido y se sepa cuales son los efectos durante su tratamiento.

MJ said...

Hola Oria,

El documento original (el que estaba oculto debajo del libro de oraciones) no había sido escrito por Arquímedes: es una copia del siglo X de varios de sus trabajos matemáticos. Pero se trata de un documento importante, porque:

a) Los escritos originales se perdieron hace mucho.

b) Esta copia es en griego (el lenguaje original de la obra de Arquímedes), no traducida al latín. A los investigadores les interesa estudiar el documento en el idioma en el que fue escrito, porque en las traducciones se pierden matices.

Saludos,
MJ

oria said...

Gracias por la información MJ. Totalmente de acuerdo con que se pierde información con las traduciones, ¿cuándo se aprenderá eso en España?