Tuesday, May 15, 2007

El cipote de Archidona


Visto en The Great Escape
...su engrudo vital en el suceso que nos ocupa describió una trayectoria parabólica de 2.40 metros de alcance. Como verá se trata de un problema de balística, y opino que quizá fuera prudente que consultara usted a un artillero...


Carta de Alfonso Canales a Camilo José Cela (3/2/1972) relatando los sucesos ocurridos en Archidona el 31 de Octubre de 1971:

Querido Camilo José:

Con mucho gusto te relataré el incidente a que te refieres en tu carta.

La cosa ha acaecido en Archidona, muy cerca de donde se halla la célebre Peña de los Enamorados. Una pareja -no consta que fueran novios formales- se encontraba en el cine, deleitándose con la contemplación de un filme musical. La música o las imágenes debían ser un tanto excitantes, porque a ella, según tiene declarado, le dio -no sabe cómo- el volunto de asirle a él la parte más sensible de su físico. El cateto debía ser consentidor, pues nada opuso a los vehementes deseos de su prójima. Dejóla hacer complacido, sin previsión de las consecuencias que habría de tener su regalada conducta.

Según parece, el manipulado, hombre robusto por demás, era tan virgen como López Rodó o, al menos, llevaba mucho tiempo domeñando sus instintos. El caso es que, en arribando al trance de la meneanza, vomitó por aquel caño tal cantidad de su hombría, y con tanta fuerza que más parecía botella de champán, si no geiser de Islandia.

Los espectadores de la fila trasera, y aun de la más posterior, viéronse sorprendidos con una lluvia jupiterina, no precisamente de oro. Aquel maná caía en pautados chaparrones, sin que pareciera que fuese a escampar nunca. Alguien llamó airadamente, identificando el producto e increpando con soeces epítetos al que lo producía en cantidades tan industriales.

Se hizo la luz. El cateto pensó que la tierra, en eso de tragarse a los humanos, obra con una censurable falta de oportunidad. Doblemente corrido, trataba en vano de retornar a su nido la implacable regadera. Su colaboradora ponía cara de santa Teresita de Lisieux, aunque con más arrebol en las mejillas. Ambos fueron detenidos y conducidos a la presencia judicial, lo que ocasionó que se incoara el oportuno sumario por escándalo público, a falta de otra tipificación más especificadora.

El juez hizo el ofrecimiento de acciones a los poluídos, quienes no sólo quedaron enterados, sino que presentaron justificantes de los daños y perjuicios. Un prestigioso industrial incorporó a los autos la factura del sastre que había confeccionado su terno, que devino inservible. Y una señora, de lo más granado de la sociedad archidonense, presentó la cuenta de la peluquería donde, al siguiente día, hubo de hacerse lavar el cabello (el Fiscal no acaba de explicarse cómo pudo pasar la noche sin un lavado casero de urgencia).

Como primera providencia, puesto que así lo imponen las reglas de la moral, los intérpretes del raro suceso han contraído honesto matrimonio. ¡Gran equivocación! Imagínate lo que hubieran podido prosperar, en cualquier parte del mundo, tanto el prepotente poseedor de la manguera como su eficaz partenaire.

La causa está ahora en trámite de calificación. Cuando se dicte la sentencia, te proporcionaré una copia. Será un documento acreditativo de las reservas, no meramente espirituales, de nuestra recia estirpe.

Un fuerte abrazo

3 comments:

Pitote said...

Jejjeje todo un personaje este Camilo Jose Cela... Aun recuerdo cuando comentaba que era capaz de succionar un litro y medio de en una palangana por via rectal :D

oria said...

¿De cuando data este documento? Por la calidad y el color no parecen de la época de Franco. Supongo que será de la época del destape.

Pablo said...

Muy señora mia y amiga Oria,

Agradezco su inquietud por la procedencia y fecha del documento gráfico previamente presentado.

Como jamás negué mi colaboración a documentalista o moza hispánica, a continuación paso a proporcionarle la información que me pide hasta donde alcanza mi comprensión de los hechos acontecidos.

Habiendo ocurrido el famoso evento del cipote de Archidona en 1971, y llegando este a conocimiento del grandísimo patriota Camilo Jose Cela en 1972, este evento causó gran conmoción entre la intachable moral de los españoles de bien.

Llegando en Noviembre de 1975 el fatídico evento en el que Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde, más conocido como Francisco Franco, caudillo de España y mayor patriota de la historia, abandono este mundo para sin duda encaramarse al cielo, España quedo sin rumbo moral y político que la guiase de nuevo al glorioso imperio español que el caudillo quiso recuperar.

Entrando en esa época oscura de inmoralidad y libertinaje que rojos, judios y traidores a la patria han dado a llamar democracia, comenzaron a aparecer peliculas de dudosa calidad y moralidad.

Y fue en 1979 donde Camilo Jose Cela, sin duda cegado por el diablo, decidió participar en una de estas inmorales películas, sobre el suceso que había ocurrido 8 años antes.
.
.
.

Vamos, que la peli es del 79

Un abrazo!