Tuesday, July 10, 2007

Los humanos somos eficientes

La dieta mediterránea establece que las personas debemos consumir cerca de 2.000 kilocalorías diarias para las mujeres, y entorno a 2.500 kilocalorías para los hombres (variando con la edad y condiciones físicas). La americana es parecida, cambiando algunas grasas insaturadas por saturadas, que son las responsables de que haya cada vez más problemas de obesidad en EEUU.

Los alimentos que ingerimos son a efectos prácticos la única fuente de energía para los seres humanos, y por tanto, por simple conservación de la energía todas las actividades que desarrollamos cada dia las llevamos a cabo con esa energía.

Una kilocaloría son unos 4.184 julios, con lo que quiere decir que cada día consumimos entorno a 10 mega julios. Esto significa que consumimos una potencia media de tan solo 115W. Para comparar algunos consumos:

- Bombilla del salón: 100W
- Intel Q6600: 135W
- Microondas: 1.500W
- Radiador: 2.000W

Incluso si consideráramos que durante la noche estamos "apagados" 8 horas (cosa que no es estrictamente cierta) significaría que durante el día consumimos 175W, ¿os imagináis un robot con todos los sensores, procesado y movilidad que tenemos los humanos funcionando solo con 175W? Ese "robot humano", consumiendo 175W, podría funcionar unas 4 horas con una batería pequeña de coche, así que necesitaría unas 4 baterías para aguantar todo el día.

La conclusión de este post, es que si quieres reducir las emisiones de CO2, lo mejor que puedes hacer es echarte a dormir un rato, y apagar la luz ;-).

5 comments:

david said...

me a gustado, eso si, lo que tiene la evolicion ;)

REHTSE said...

vaya, me has dejado sin palabras... y yo que creía que eramos una lacra para el universo y resulta que somos eficientes (energéticamente hablando)...

Luis López said...

Que interesante, vaya que tenemos un cuerpo increíble.

Anonymous said...

¿Qué sentido tendría que en el esfuerzo para conseguir una unidad de energía emplearamos una unidad de energía o más? Es decir, es normal que para conseguir alimento consumamos menos energía de la que nos proporciona ese alimento. Por eso cuestan tanto de perder los kilos de más.

Felipe said...

Eso lo estoy experimentando yo últimamente, mi cuerpo se está volviendo super-eficiente para mi desgracia, en cuanto me paso con el Häagen-Dazs, de regalo, 'reserva energética', más comúnmente llamados michelines...