Friday, September 07, 2007

El Negrito Sambo


image_02


Érase una vez un negrito llamado Sambo que vivía con su madre Mumbo y su padre Jumbo.

image_07
Por su cumpleaños, Mumbo le hizo ella misma un precioso abrigo rojo, y unos pantalones azules.

Jumbo fue al mercado y le compró una sombrilla verde, y unos llamativos zapatos morados con costuras doradas.

Con su ropa nueva el negrito Sambo se sentía en la cima del mundo, así que se puso su nuevo conjunto, y se fue a jugar a la jungla.

Estando solo en la jungla, un enorme tigre apareció de repente y le grito: "¡Negrito Sambo te voy a comer!". Muerto de miedo el negrito Sambo respondió: "Señor tigre, no me coma, a cambio le daré mi chaqueta roja, y será usted el tigre más guapo de la selva". El tigre respondió:"Muy bien, por esta vez no te comeré, pero tienes que darme tu chaqueta roja". Se puso la chaqueta roja del negrito Sambo y se marchó de allí diciendo:"Soy el tigre más grande y guapo de la selva".

image_18
El negrito Sambo siguió su paseo, pero inesperadamente, otro tigre saltó delante suyo y le dijo:"¡Negrito Sambo te voy a comer!". Muerto de miedo el negrito Sambo respondió: "Señor tigre, no me coma, a cambio le daré mis pantalones azules, y será usted el tigre más guapo de la selva". El tigre respondió:"Muy bien, por esta vez no te comeré, pero tienes que darme tus pantalones azules". Se puso los pantalones azules del negrito Sambo y se marchó de allí diciendo:"Soy el tigre más grande y guapo de la selva".









image_23
El negrito Sambo siguió su camino, al poco tiempo, de entre la maleza, salió otro enorme tigre y le dijo:"¡Negrito Sambo te voy a comer!". Muerto de miedo el negrito Sambo respondió: "Señor tigre, no me coma, a cambio le daré mis zapatos morados con costuras doradas, y será usted el tigre más guapo de la selva". El tigre respondió:"¿Para me servirían tus zapatos si tengo 4 pies y tu solo tienes dos zapatos?". Pero el negrito Sambo respondió:"Puede llevarlos en las orejas". Y el tigre, complacido, dijo:"Buena idea, dámelos y por esta vez no te comeré". Se puso los zapatos morados con costuras doradas del negrito Sambo en las orejas y se marchó de allí diciendo:"Soy el tigre más grande y guapo de la selva".




image_27
Volviendo hacia casa, el negrito Sambo se encontró con un cuarto tigre, que le dijo:"¡Negrito Sambo te voy a comer!". Muerto de miedo el negrito Sambo respondió: "Señor tigre, no me coma, a cambio le mi sombrilla verde, y será usted el tigre más guapo de la selva". El tigre respondió:"¿Cómo puedo coger la sombrilla si necesito mis cuatro patas para andar?". Pero el negrito Sambo respondió:"Puede atársela a la cola y llevarla a todas partes". Y el tigre, complacido, dijo:"Buena idea, dámela y por esta vez no te comeré". Se ató la sombrilla verde del negrito Sambo en las cola y se marchó de allí diciendo:"Soy el tigre más grande y guapo de la selva".

El pobre negrito Sambo lloraba desconsolado de camino a casa porque los crueles tigres le habían despojado de toda su ropa nueva.

Entonces, el negrito Sambo oyó unos enormes rugidos que se oían cada vez más fuerte y pensó:"¡Oh Dios mío, los tigres han vuelto para comerme!¿Qué hago?", y se fue corriendo a esconderse tras una palmera.

Desde allí observó como los tigres discutían y peleaban entre ellos quien era el tigre más grande y guapo de la selva. Y se enfadaron tanto, que se quitaron toda la ropa del negrito Sambo y empezaron a morderse y arañarse con sus garras y colmillos.

Se acercaron en medio de la pelea rodando por el suelo justo al lado de la palmera donde se escondía el negrito Sambo. Este saltó de allí y se acercó corriendo a sus ropas, mientras los tigres se mordieron cada uno en la cola del otro formando un círculo alrededor de la palmera.

image_38
Entonces el negrito Sambo desde lejos les gritó:"Señores tigres, ¿Por qué se han quitado mis ropas? ¿Acaso ya no las quieren?". Ninguno de los tigres quería soltar la cola del otro, así que tan solo hubo gruñidos como respuesta. El negrito Sambo dijo entonces:"Si las quieren, díganmelo, o si no me las llevaré". Pero de nuevo, ninguno de los tigres quería dejar escapar al siguiente, y los gruñidos fueron la única respuesta mientras el negrito Sambo se ponía su preciosa chaqueta roja, sus pantalones azules, sus zapatos morados con costuras doradas, y se iba andando bajo su sombrilla verde.

Los tigres se enfadaron más y más, y sin dejar escapar unos a otros, corrían uno tras otro alrededor de la palmera. Y corrían tan rápido que ni siquiera podían ver sus piernas. Y corrieron más y más rápido hasta que se derritieron formando un gran charco de mantequilla a los pies de la palmera.

image_42
Poco después, Jumbo pasaba por allí de vuelta del trabajo con una gran jarra en sus manos, y cuando vio aquel charco de mantequilla pensó:"Mmmm que deliciosa mantequilla derretida. La llevaré a casa y Mumbo la cocinará".

Así que lleno su jarra con ella y se la llevó a Mumbo, que se puso muy contenta y cocinó tortitas para cenar.

Cogió harina, huevos, leche, azúcar y la mantequilla que Jumbo le había traído que era tan amarilla y marrón como los tigres, y hizo un plato enorme de deliciosas tortitas.

Se sentaron todos juntos en la mesa, y Mumbo se comió 27 tortitas, Jumbo se comió 55 tortitas, pero el negrito Sambo se comió 169 tortitas, pues tantos sustos le habían dado mucha hambre.

========= FIN =========


El cuento del negrito Sambo de Helen Bannerman era mi favorito de pequeño. Mi padre era muy bueno contándome cuentos antes de dormir. La versión inglesa la podéis encontrar aquí.

En realidad Helen Bannerman escribió este cuento en India en 1899, y el cuento esta ambientado allí. Sin embargo, en su traducción posterior pasaron a ser negros en vez de indios. En ingles hay cierta polémica con el uso de la palabra Sambo, que es un despectivo racial. Además, se hicieron versiones del cuento abiertamente racistas que fueron vendidas alrededor del mundo. Sobre esa polémica podeis leer más en la entrada de la wikipedia.

Dada la época de publicación del libro, y su ambientación en India, parece evidente que se trata de una metafora de como la British East India Company explotaba a los indios, y los problemas internos que tenía.

Este tipo de cosas, forman parte de ese curriculum oculto que nuestros padres nos pasan, y que nosotros pasaremos a nuestros hijos.

11 comments:

Meg said...

Esto demuestra cómo pueden llegar a ser los mensajes subliminales. Me extrañaba mucho que hubiese tigres en tierra de los negritos, menos mal que has explicado el final.

Por cierto, tienes un premio en mi blog.

alberto gomez said...

Es una mensaje estremadamente subliminal , cuidado con los tigres...
SI puedes echalo un vistazo:
http://www.viajeturista.com/recomendaciones/

ray_iceman said...

Nosotros tambien tenemos nuestro negrito aqui en México: Memín Pinguín, que causó revuelo en E.U. cuando el gobierno mexicano lo sacó en estampillas postales.

Curiosamente sus historietas y el personaje eran muy apreciadas por los niños(entre mi madre de pequeña). Pero como más de uno afirma que tiene tintes racistas.

Anonymous said...

Mi enhorabuena por el blog y tan interesantes articulos que cuelgas, te lo curras colega.Todavia no se a raiz de que y como , a partir de salsavalencia.como (como no otra empedernida salsera) fui a parar a tu blog.Un saludo dsd valencia .Grimerx

Anonymous said...

¡Un cuento precioso! :-) Me recuerda a los cuentos que vienen en Antena Misionera, una revista que editan los misioneros de la Consolata... Incluso había cuentos del Subcomandante Marcos... qué cosas... :-)

Aitor said...

A mi mi abuela siempre me contaba uno que se llama el Sastrecillo Valiente, muy bueno también, jeje

Nessy said...

Jajaja!! Eres un rencoroso!!! Kien se pica ajos come, jejeje!!!
De todos modos, deberias haber contando ademas del cuento, el susto ke les diste a tus padres cuando simulaste ke sabias leer...
Muchos Besos nos vemos pronto

rodrigo said...

Hola pablo, soy de chile y por casualidad encontre tu blog, pero lo mas agradable es que tambien este cuento me recuerda mi niñez.
gracias.

rodrigo said...

ah, se me olvidaba, habia otro que se llamaba la tortilla corredora, juan sin miedo, era otro.

Cigarra said...

Es el primer cuento que me trajeron los Reyes cuando tenía 3 años, y aún lo conservo (más de 50 años después) Un bonito recuerdo de la niñez.

Nathi Natha said...

Hola Pablo... Yo soy profe de preescolar y me ha encantado el cuento, y la verdad quería pedirte que compartieras a mi correo las fotos que tienes publicadas en tu blog para yo poder mostrárselas a los nenes, allá no tengo internet y me gustaría realizar esta actividad con ellos. Mil gracias espero tu respuesta. Nathaliabr@gmail.com