Wednesday, October 10, 2007

Valores culturales y economía

Hector ha escrito recientemente un articulo sobre los valores culturales de la sociedad japonesa, americana y española. El articulo argumenta que el valor predominante de la sociedad japonesa es la perseverancia, que deriva del código de conducta Samurai, el Bushido. Esta perseverancia se manifiesta incluso para conseguir objetivos "simples" o "puros" (como una azafata haciendo bien su trabajo) y así la contrapone a la ambición americana. A la sociedad americana le asigna este valor como dominante, por las ganas de lograr hacer grandes cosas. A la sociedad española Héctor le atribuye la picaresca como valor dominante, aunque el se refiere a esta como "vagancia" o "pelotazo", básicamente critica la ley del mínimo esfuerzo. El artículo concluye relacionando el éxito o fracaso económico de estos países con sus valores culturales.

El un articulo es una lectura recomendable incluso para aquellos que no estén de acuerdo con él.

Relacionar el éxito o fracaso económico de un estado con sus valores culturales es una simplificación que todos tendemos a hacer (y que yo he hecho alguna vez) pero que no deja de ser una simplificación, en muchos casos o bien cargada de prejuicio, o bien confundiendo la causa y el efecto. Todo país que ha sido relativamente pobre en algún momento, ha sido clasificado como vago.

Samurai
El Bushido domina la sociedad japonesa desde hace siglos, y sin embargo, a finales del siglo XIX, con un Japón pobre comparado con Europa, la prensa extranjera en Japón (la Japan Gazette) no dudaba en asegurar que Japón nunca sería rico por la pereza y el hedonismo de sus gentes. Y afirmaba que cualquier reforma económica como el sistema bancario nacional fracasaría porque los japoneses eran corruptos y los sistemas de crecimiento económico occidentales no podían ser aplicados en Japón.

Gente como Max Weber argumentaba que las sociedades del sudeste asiático basadas en los valores del Confucionismo, no lograrían progresar económicamente. Este argumento parecía válido hasta que China despegó. Lo mismo se dijo de la rigidez y la espiritualidad de una sociedad Hindú como la India, incapaz de acoger los valores de la ciencia y el progreso económico, hasta que India empezó a crecer, y las IIT (Indian Institute of Technology) fueron reconocidas a nivel mundial.

En Europa, durante mucho tiempo se argumentó que el amor por el trabajo y por emprender nuevas empresas de los protestantes hacía que estos países progresaran más que los católicos. Un argumento difícilmente discutible hasta que países como Irlanda, Bélgica o Francia se situaron entre los países con mayor producto interior bruto per cápita. Eso sin contar como la creciente proporción de católicos respecto a protestantes en EEUU o Alemania no parece dañar su crecimiento económico.

AmericanDreamMansion
La ambición estadounidense en busca del sueño americano, tiene mucho más de búsqueda del pelotazo de lo que parece, y precisamente no hay mejor ejemplo de ello que el Silicon Valley. No seré yo quien iguale los pelotazos urbanísticos españoles, y la corrupción política de los planes de urbanización, con el sistema de capital riesgo del valle, pero lo cierto es que a pesar de las externalidades positivas que tiene este sistema, es difícil negar que el objetivo principal de los inversores de capital riesgo es dar "pelotazos" a lo Youtube, y no hay nada más americano, que crear una empresa y forrarse vendiéndola 7 meses más tarde.
El adoptar el campo tecnológico para lograr dar el pelotazo, es sencillamente porque en el valle se dan las condiciones idóneas para el desarrollo tecnológico. Sin embargo, antes de que el Silicon Valley surgiera, la bay area era conocida por los pelotazos inmobiliarios: Por ejemplo las ventas de terrenos cuando la gente buscaba oro, o el mismo Arrillaga, uno de los principales donantes a Stanford y una de las personas más ricas del mundo, se hizo rico porque compró terrenos de granjas antes de que el Silicon Valley surgiera, y se dedicó a venderlo como espacio de oficinas a las nuevas empresas.

En el caso de España, me parece que confundimos la causa con el efecto. Se dice "El español es vago" luego "La economía no es buena". Cuando en realidad posiblemente el razonamiento es al contrario, el español es vago porque la economía no le presenta incentivo para el esfuerzo.Hector pone como ejemplo el estudiante universitario, argumentando que el héroe es el que aprueba en revisión estudiando el día antes, y el pringao es el que estudia 2 meses para sacar buena nota. Sin embargo, ¿qué motivación tiene el estudiante para el esfuerzo? En EEUU existen fuertes diferencias salariales según la universidad de la que provengas, y las notas que tengas, en cambio en España, debido a la situación económica los premios al esfuerzo son muy limitados.
Lazarillo_de_Tormes
El efecto es parecido en las empresas, con sueldos bajos y pocas posibilidades de cambio, no existe motivación más allá de conservar lo que se tiene y el placer personal. Es la situación económica la que provoca la falta de movilidad social, y esta la falta de motivación, lo que lleva a la ley del mínimo esfuerzo, y no al contrario.

El famoso género de la picaresca, que tan bien creen muchos que define a la sociedad española, surge en pleno Imperio Español, con una capacidad económica y militar envidiada en el mundo. No se trataba más que de una parodia de las famosas novelas caballerescas, en donde además el comportamiento del pícaro era típicamente castigado, o bien el pícaro se arrepentía, lo cual no concuerda muy bien con los ejemplos en los que la gente suele aludir a este género.

Por tanto, sería conveniente evitar los análisis económicos basados en valores culturales, ya que suelen ser generalmente incorrectos, bien por basarse en prejuicios, o bien por no darse cuenta que los comportamientos de las personas están motivados precisamente por las condiciones económicas que los rodean.

Lectura recomendada: The End of Poverty de Jonathan Sachs

13 comments:

kirai said...

gran reflexión! Y explicación sobre los pelotados ;)

no quería incidir tanto en la "economía" sino en la "imagen" del país. Tenemos imagen de vagos (junto con otros países del sur de Europa). La conclusión final es que si añadieramos un poco de perseverancia y ambición seguramente conseguiríamos grandes cosas.

kirai said...

y piensa esto

¿Tienes más ambición y perseverancia que la media de los españoles? ¿Has conseguido "mejores cosas" más "éxito" que la media de los españoles de tu edad?

los valores mueven a la gente, y la gente mueve la economía :P

kirai said...

y los valores los crea la educación entre otros?... Está todo interconectado ;)

Pablo said...

Yo creo que la gente que nos vamos fuera somos un caso un poco especial. Digamos que mi opinión es que la diferencia con nosotros es que al no reducir nuestro campo de alcance a España vemos que el esfuerzo sí tendrá recompensa: fuera de España, y por tanto tenemos la motivación para hacerlo.

Me es imposible explicar porque no hay más españoles que se vayan a otros países de Europa, sin recurrir al apego que siente el español por su casa, y su familia, pero lo cierto es que,independientemente de eso, si más gente saliera del país, la economía tampoco mejoraría (de hecho posiblemente empeoraría), de manera que ese sentimiento de ambición que dices que puedo tener yo que no esta mejorando la economía nacional.

Sin embargo, si la economía ofreciera oportunidades, esa ambición y perseverancia sí que contribuiría al crecimiento, y no solo eso, sino que esas oportunidades motivarían la aparición de esa ambición porque todos querrían disfrutarlas.

Sí, la educación da unos valores, pero las circunstancias en las que pones al individuo son las que determinan sus comportamientos finales.

Yo creo que es injusto atribuir la vagancia a la cultura española, me parece que eso es mucho más dependiente de los incentivos que se ofrezcan que de otros factores como la educación o la tradición.

Pablo said...

Es cierto que todo esta conectado, y posiblemente se realimente en un círculo vicioso díficil de romper, pero pongamos por ejemplo Irlanda (y olvidemonos por un segundo de los trabajadores): si ahora mismo España directamente quitara todos los impuestos a las multinacionales técnologicas, estas proliferarían en España, esto no aumentaría de manera directa los sueldos, pero posiblemente, con el tiempo y con ciertas legislaciones, sí que mejoraría la situación de la ingeniería y las sinergias favorecerían la aparición de nuevas empresas tecnológicas españolas.

La cultura y valores de la sociedad no habrían cambiado, y sin embargo, con un crecimiento económico, y con más ingenieros españoles creando empresas, la percepción cambiaría.

No estoy argumentando que esa sea la mejor solución, ya que implica sacrificar muchas cosas como beneficios sociales, y en España ya hemos probado en nuestras carnes lo fácil que es para una empresa multinacional largarse del país en cuanto las ventajas especiales que se le dieron al principio desaparecen, pero sí que es un buen ejemplo de como la economía influye en el comportamiento, y en los valores sociales percibidos.

J1M said...

Enhorabuena a los dos por tan buenos posts. Soy de Cartagena, una ciudad pequeña con una universidad relativamente nueva. En relación a la pregunta de por qué la gente no sale fuera, creo que podríamos dividirlo en dos grupos, los que quieren salir y no pueden por falta de posibilidades (económicas, idioma, o simplemente desconocimiento del 'como hacerlo') y los que no quieren salir porque hay que 'trabajar demasiado'. Una de las frases que más suelo escuchar cuando comento que estoy intentando montar una empresa es: 'olvídate de vida social, yo prefiero echar mis 8 horitas y olvidarme de todo hasta el día siguiente'...claro que si en esas 8 horas puede evitar trabajar... sin duda dejará de hacerlo.

Y sin duda ese pensamiento 'cuasi' general Español sin duda tiene que ver con lo que tan bien habéis expresado y creo podría resumirse en: ¿Para qué invertir más horas que el resto sí el ascenso se lo llevará el hijo del jefe y voy a seguir cobrando la misma ('puedo soltar la palabra?)'?...

Creo que como bien dice Javi Kobe en la página de Kirai, hace falta un cambio de conciencia que difícilmente, siguiendo como van las cosas, ocurrirá. Aun así, al menos por mi parte y con mi pequeño granito de arena, se intentará aportar.

Saludos a los dos!

J1M said...

Comentar también una pequeña espinita que tengo clavada, soy estudiante de doctorado de Electrónica Biomédica. Este año he solicitado una beca para estudiar en Japón, en el TIT aceptaron mi propuesta, propuesta que por otro lado serviría como nexo de unión entre la universidad en la que estudio y la de Tokio. Pues bien, desde España rechazaron mi candidatura, tengo claro que el 'culpable' si es que hay alguien, soy yo, puesto que debe haber otro chico que propuso algo más interesante que mi estudio. Pero a mí, cuanto menos, me fastidia, que de alguna forma, me corten las alas desde mi país...

KikoLlan said...

Lo de los incentivos me parece un tema interesante.

Hace no mucho un tipo de EEUU me comentaba que en España no se trabaja duro. El estaba trabajando en España para una multinacional americana, temporalmente, y tenía esa impresión: que en EEUU se trabajaba mucho más.

Le dije que preguntara a la gente con la que trabajaba aquí cual era su sueldo, y si después de eso seguía pensando que deberían esforzarse más. Por supuesto, sus compañeros cobraban un 50% menos que él, no eran socios de la compañía, ni cobraban en variable. Si a esto le sumas que las perspectivas de mejorar en el futuro son escasas ¿resultaría inteligente sacrificar más tiempo y esfuerzo en trabajar?

P.D. ¡Buena reflexión chicos!

Miguel said...

Toda la razon en el tema de el estudiante universitario y los salarios en la empresa.
En España el "heroe" es el que estudia un dia y aprueba. Aqui en EEUU en las universidades se esfuerzan bastante mas. Quizas por que les vale un ojo de la cara estudiar en una unversidad, pero tambien por que saben que con un buen expediente van a tener el futuro "arreglado" con buenos trabajos, salarios y reconocimiento.
En España reconocemos algo a alquien? (Mucha gente prefiere ver un Starbucks en España que una tienda de Zara en cualquier oto pais, pero ese es otro tema)
Mi region, Asturias (Patria Queria) esta muerta, sin mucho futuro, muchos de mis amigos y gente conocina me "envidia" por marcharse al extranjero a vivir. Estan asqueados de vivir alli, pero no buscan ninguna solucion...
Pablo y Hector (y aquellos que vivis o habeis vivido en el extranjero), no habeis oido a mucha gente deciros eso?

BamboKun said...

Yo creo que parte de la motivación es el dinero, vivimos en una sociedad movida por el dinero, lo cual me asquea bastante pero no es el tema, yo creo que algo tiene que ver el comportamiento, la manera de ser de las personas de una región, por ejemplo, Alemania tras la primera guerra mundial, tras solo unos años se recupero al 100%, tras la segunda, ahora es una potencia tecnológica en Europa. Puede que no este al 100% convencido de que la forma de actuar de una sociedad se refleje en su economía, pero en algunos casos creo que puede ser cierto.

Mis sinceras felicitaciones para Kirai y Pablo Moreno por sus blogs, intento seguirlos diariamente.

Un saludo.

Raúl said...

Una entrada excelente. Me ha gustado mucho, diría que es una de las entradas de webs personales, de esas reflexivas sobre algún tema que más me ha impresionado.

Me ha encantado la forma de retratar la imagén de la empresa. No ya porque coincide en buena parte con mi experiencia, si no también porque es una lectura de alguien que ha visto más modelos de empresa y trabajo.

En cuanto a la universidad, mi opinión es que no solo es por la razón que cuenta Pablo, porque no todo el mundo tiene esa certeza cuando estudia, si no que se da cuenta más adelante. Pienso que es en parte por el sistema educativo. Soy Ingeniero Técnico Mecánico y las asignaturas que realmente disfruté fueron pocas, las más especificas y especializadas y las que eran más de mi especialidad. Curiosamente en todas ellas saque unas notazas. El modelo educativo estadounidense, por lo que he leido aquí y en otras partes, esta a años luz del español. Un estudiante elige los temas que le interesan, en los que quiere especializarse despues del bachelor... es otro mundo.

Yo pense en hacer un segundo ciclo, pero para para tragarme en 2 años de estudio, un par de asignaturas que me interesaran, preferí empezar a tener experiencia laboral.

Lo que no puede ser es que salgas de la facultad sabiendo un poco de todo, pero tengas que aprender casi como si no hubieras estudiado en casi cualquier trabajo que empieces. Vale, tienes una base muy buena, y una forma de razonar adquirida, pero le falta la especialización.

En cuanto a las empresas, no se cual será la solución, pero el tema de la motivación por el salario es principal. No soy una mente privilegiada, pero uno se considera una persona bastante solvente, y por más que te esfuerces en tu trabajo tus 4 ó 5 años de mileurista no te los quita nadie, a no ser que entres en una empresa familiar y te hagas imprescindible, o que seas aparejador (se les acaba ya el chollo).

Otro de los problemas es que en las empresas medianas y grandes, la generación que actualmente son directivos, aunque bien formados, pertenecen a otra generación... y resulta dificil explicar ciertas cosas. Eso cuando no son dueños/gerentes que han formado de la nada la empresa y siguen pensando como pequeños comerciantes en lo referente a algunos temas.

Y eso también pensando en que yo miro por mis intereses y claro, la mano de obra barata va bastante bien desde su punto de vista, como somos la generación con más titulados que ha habido, si pides, pues a la calle y a por otro.

No se, es complicado, uno llega a pensar que es culpa suya y que no es lo suficientemente bueno, pero si te relacionas con gente del sector, te das cuenta que no... que estas preparado, que te esfuerzas más que la media y que aún así no puedes pensar en meterte en una hipoteca de un estudio de 50m² en un pueblo a 25km de Valencia.

En cuanto a lo de dessarraigarse... yo no he tenido la oportunidad de irme fuera de España, aunque siempre había soñado con ir a Japón (desde antes de entrar a la uni, cuando internet eran las BBS y poco más, pero se ve que somos muchos :D) pero me surgió un trabajo casi ideal en Barcelona y me lo pense mucho, tanto que al final no me fuí... no se las razones de la gente a a apearse a algo, pero yo tenía aquí cosas que me retenían, cosas, personas... que aunque uno quiera racionalizar y poner en una balanza los pros y contras... al final el lado emotivo acaba pesando más, eso, y que me cagué un poco, no soy muy valiente que digamos.


Entrada sublime Pablo, me ha gustado mucho el analisis del articulo de Héctor en su blog.

Saludos

Anonymous said...

¿Qué esperáis de un país en el que ser mileurista es casi ser un privilegiado, porque lo normal es que si siquiera llegues a los mil euros mensuales, ni teniendo carrera universitaria?

Joaquim said...

Una entrada sensacional, me ha impresionado mucho. Y me ha dado una perspectiva diferente. En mi blog también había hecho una reflexión a partir del artículo de kirai, pero está claro que la tuya es mucho más profunda y documentada. A pesar de eso, no estoy de acuerdo al completo ni con tu forma de verlo, ni con la opinión de kirai.
Por un lado, es cierto que la incentividad ecónomica, y más en una sociedad regida por el poder adquisitivo como es la nuestra, es muy importante. Y de hecho, es del todo cierto que en otros países, lo que aquí cobra un ingeniero, es una birria. Pero creo que para llegar a un estado de economia realmente saneada requiere una voluntat por parte de la sociedad de ese pueblo. Y esa voluntat debería transmitirse por los medios socializadores por antonomasia, léase como televisión, radio, prensa... No sólo se trata de que no hay incentividad económica, sinó que no hay realmente una voluntat de mejora por parte de todos. Es cierto que hay personas individuales que sí que tienen esta voluntat, pero la mayoría de los que la tienen, como bien comentabáis, es porque tienen intención de irse fuera. Y, la cruda realidad, es que esas personas que más se esfuerzan y las que realmente hacen falta en un lugar para sanear la situación, son las que se van. Es paradójico, porque mientras no se haga algo para frenar la denominada fuga de 'cerebros' a otros países, nuestros mejores profesionales no contribuirán a la mejora de nuestro país, sinó de aquél al que se van. Es como un círculo vicioso, nuestros cerebros se van, lo que hace que no tengamos profesionales punteros, lo que hace que más gente se vaya en busca de lugares donde trabajar con gente como ellos. Y, además, los que se quedan se dan cuenta que no estan siendo valorados. Es una situación paradójica, qué deberíamos hacer? Quizá sería hora de comenzar a replantearnos el sistema educativo o la inversión en tecnología e investigación. Pero no creo que sea un cambio fácil, requiere esfuerzo y tiempo, pero si no hay voluntat de cambio, pues no será posible. Así es como yo lo veo.

Bueno, felicitarte por el artículo, ha sido genial.

joaquimcurto