Sunday, December 02, 2007

Nevada, Idaho y Oregón, un vistazo en la américa profunda

Este es un post sobre viajes atípico, y no solo porque lo publique en Domingo, que eso tiene más que ver con algo que quiero hacer a principios de la semana que viene, sino porque no va a haber fotos. La razón principal es que precisamente lo más destacable de la América profunda es que no hay absolutamente nada.

Cruzar de este a oeste EEUU es una excursión muy interesante, pero si no se escoge con mucho cuidado la ruta nos encontraremos con literalmente cientos de kilómetros de carretera por medio de desiertos abandonados donde la civilización sencillamente pasó de largo, tal y como lo hizo la propia naturaleza. Horas de conducción en donde hay que hacer auténticos esfuerzos para no caer dormido en medio del monótono paisaje y las invariablemente rectilíneas carreteras (para que sirvan de pistas de aterrizaje).

Nevada, un territorio del tamaño de media España se puede reducir a 3 ciudades sin perderse prácticamente nada. Lo mismo se puede decir de Idaho, y de buena parte del este de Oregón. En este último, donde la naturaleza ha sido ligeramente más generosa, lo que abundan son las granjas aisladas unas de otra, separadas por decenas de kilómetros. Puedes ver un pequeño grupo de vacas, a kilómetros de la granja a la que pertenecen. Los pequeños pueblos que aparecen en los mapas, no son más que 4 granjas a muchos kilómetros entre sí, y justo donde aparece el punto el mapa, una gasolinera, lo cual parece ser la clave para adquirir la denominación de pueblo.

Paramos en una gasolinera, y era como si los extraterrestres hubieran llegado. ¡Alguien nuevo! y mejor, dicen que ¡estudian en Stanford!, de ahí a los periódicos. En aquella gasolinera, donde la conversación rozó el surrealismo, aceptaban tarjeta de crédito, pero no porque tuvieran teléfono, sino que hacían una copia en papel con una de aquellas máquinas antiguas para poder llevarlo al banco cuando fueran. Os acordáis de aquellos contadores analógicos de las gasolineras donde había una cosa que giraba cuando la gasolina circulaba. Pues todavía se usan en la América profunda.

En estos parajes abandonados, obviamente las infraestructuras brillan por su ausencia. Tuve la mala suerte de que la carretera principal, que no era otra cosa que un carril en cada sentido sin arcén, fue cortada por un incendio a apenas 20 millas de la ciudad donde nos dirigíamos. Pues bien, con solo una carretera cortada, el rodeo necesario fue de 200 millas. Lo peor es el miedo a quedarte sin gasolina en uno de estos lugares sabiendo que estas a decenas de kilómetros de cualquier gasolinera.

Conducir por estos estados, tan desconectados del mundo, uno no puede dejar de pensar lo duro que tiene que ser crecer en un lugar así, y lo contento que estoy de vivir en California.

8 comments:

Daniel Fernández said...

Cuanto más nos cuentas sobre EEUU, más sensación tengo de que lo que sale en el cine y series es la realidad del país.

En este artículo, el blog podría hacer una cesión de nombre a "Regreso al Pasado"... ;)

Saludos :) (:

Vidal said...

¿Se cumple el tópico de que en el interior son republicanos a ultranza?

Pablo said...

Vidal,
Sí, ese tópico se cumple en casi todos los casos.

Septem Trionis said...

Pues qué pena, un par de fotos de esos pueblos perdidos, de esas gasolineas, bien hubieran valido la pena :)

http://oria.blogsome.com said...

Creo que Pablo se dejó la batería de la cámara en casa y por eso no ha publicado ninguna foto.

Álvaro Degives-Más said...

Buenoooooo... Este Pablo busca guerra. Pero ¿¡a quién se le ocurre decir cosas feas del precioso estado de Nevada!? Será posible...

Más en serio... Unos apuntes rápidos:

1) Cierto que Nevada es un estado muy "rojo" (en el vernáculo de los locales - es el color de los republicanos) pero... Son del tipo Ron Paul: o sea, más que conservadores (que lo son, aunque no al estilo de estados del Sur / Sureste) son liberales. Que no neoliberales, ojo.
2) Pues anda que si esto es aburrido, la mitad Sur de California lo es mucho más ¡y encima abarrotado y con polución a tó trapo!
3) Puede causar ternura el empleo de surtidores a vapor y raspadores de tarjeta de crédito pero pregunto: ¿se obtuvo la gasolfa al final? Entonces es que funciona el sistema (y las infraestructuras) y más que nada, funciona sobre la base de la confianza - esa calidad humana que se detecta en casi todos los lugares pocos poblados. En L.A. / San Diego por ejemplo te dejaría tirado, y tan panchos.
4) Por lo menos puedo disparar mis rifles semiautomáticos a mi antojo ¡sobre todo si vuelve a aparecer uno de estos engreídos del Oeste!

;-)

Salu2 desde Reno (nonetheless) vecino...

Pablo said...

Vaya, para una vez que pongo a caldo uno de los lugares que visito me ha pillado uno de Reno jeje.

Alvaro, me ha gustado tu presentación en Netoratón, aunque espero tus proximos posts.

Un abrazo!

feiyalin said...

Cheap jordan Shoes. But if you go for quality then you will need to consider your options carefully as the your linen will most likely be with your for some years to come..