Monday, March 03, 2008

Esquiando en Denver

Denver se encuentra en el estado de Colorado, justo al borde de las Montañas Rocosas. Esta zona es muy famosa por la calidad de sus estaciones de esquí, como por ejemplo Aspen, que suele ser visitada por los artistas de Hollywood a menudo. Además de Aspen, también hay bastantes otras estaciones, menos famosas, pero algo más baratas, y con pistas de calidad muy similar.

Yo estuve esquiando en dos de ellas, Breckenridge Ski resort y Copper Mountain Ski resort.

La estación de Breckenridge se encuentra en el pueblo del mismo nombre. La base está a 2900 metros, y la cumbre a 3962 metros. Como curiosidad en esta estación se encuentra el telesilla más alto de EEUU. A la estación se puede acceder desde un parking en el pueblo a través de una góndola. Una vez allí, se puede alquilar todo, y ponerse a esquiar.

Las pistas son bastante largas, y el nivel es algo más alto que en Lake Tahoe, en el sentido de que algunas de las verdes de aquí serían azules en Heavenly. Pero no tuve ningún problema porque la nieve era sencillamente espectacular: todo polvo de arriba a abajo de la montaña. Podías frenar sin apenas esfuerzo y tenías control completo. De hecho, era curioso que no pudieras hacer bolas de nieve, se deshacía como polvo en las manos. Seguramente por eso, y para mi sorpresa, a pesar de que hacía dos años que no cogía los esquís me acordaba sin problemas, y bajaba azules sin dificultad.

También había bastantes pistas negras (que obviamente no bajé ;-P) y un par de lugares para divertirse dando saltos como este:


P1190011


Denver es el lugar más frio donde he estado en toda mi vida. Por las noches las temperaturas bajaban a -20ºC, y por el día oscilaban entre -10ºC y 0ºC dependiendo de si salía el sol y de si estabas en la base o en la cumbre. A pesar de llevar camiseta térmica, camiseta, forro polar, y traje de esquí hubo momentos en la cumbre en que pasé frío, sobre todo en las manos. Los dedos se me helaban en el telesilla hasta el punto de que llegué a asustarme. En cambio, bajando, entre el esfuerzo y la subida de temperatura recuperabas enseguida el calor. Esta es una foto en la cumbre con el viento soplando.

P1190018


Así que al final del día, un chocolate caliente cargadito con su amaretto vino muy bien.

P1190023


A dormir, y a esquiar al día siguiente fuimos a Copper Mountain, que se encuentra a pocos kilómetros de allí. Copper Mountain es algo más grande que Breckenridge en área esquiable, y las pendientes son algo más largas y divertidas, pero esta peor organizado. Por ejemplo, según por donde bajes, puedes encontrarte atrapado, esto es, que te toque coger un bus o andar 10 minutos para poder ir a otra parte de la estación. Además, algunas de las clasificaciones de pistas son ridículas: una pista de baches NUNCA puede ser azul, no lo es en ninguna estación, y por la seguridad de la gente no debería serlo en esta (y sí lo pasé fatal cuando me vi atrapado y teniendo que bajar por aquello).

La base está a 2926 metros y la cumbre a 3767 metros, y os recomiendo que subáis a la cumbre porque tiene unas vistas sencillamente espectaculares. Me jugué los dedos por tomar algunas de estas fotos, ya que, tal y como pasaba el día anterior se helaban en la cumbre, pero me quedaron bastante bien.

P1200042

P1200046

P1200039


La otra cosa que aprendí es que uno tiene que ir a esquiar con gente de su mismo nivel o dispuesta a adaptarse porque si no se pasa el día solo, y aunque sigue siendo emocionante bajar las pistas, no es tan divertido. Eché mucho de menos a Victor que tanto me enseñó en las montañas hace un par de años. El año que viene, a ver si me voy con él a esquiar a Suiza que ahora ya no me tendrá que esperar tanto ;-P.

5 comments:

Collin said...

Yo estuve en Denver en el verano de 2004 y me acuerdo que fui a un pueblecito que se llamaba Vail que era precioso y donde me decían que en invierno era una pasada, se veían perfectamente las pistas que en esa épocan estaban sin nieve pero que tenía unas pintazas increíbles, salu2!

Meg said...

Fíjate, nunca nos encontraremos esquiando, porque es algo que no me atrae nada, nada, nada.

Eso sí, las fotos son preciosas y parece se que te lo pasaste de miedo.

oria said...

Veo que tienes que perfeccionar la técnica de hacer fotos con guantes para que tus dedos no sufran.

Jairo Galbis said...

que envidia, y yo pensando en si volver este año a Sierra Nevada. Pero... o nieva como nunca o para el año que viene me voy a los alpes.

Pablo, las gafas que llevas en la foto parecen estar bien para días nublados, pero infórmate bien si son aconsejables para esos días en los que pega el sol de verdad.

Victor said...

Pablo, yo tb estoy deseando volver a esquiar contigo, en los Alpes, en los Pirineos o donde sea... a ver si lo volvemos a hacer, que nos lo pasamos genial!

Al final esta temporada esta siendo una kk por aqui, no nieva ni pa'tras