Tuesday, August 05, 2008

La eficiente iniciativa privada



SpaceX vuelve a hacer una demostración de lo eficiente que es la iniciativa privada en el sector espacial ;-P

El tercer vuelo del Falcon 1 volvió a fallar. La segunda etapa no se separó y tuvieron que hacerlo explotar, volando consigo un satelite del Pentagono y dos de la NASA. Para comparar, ninguna versión de los cohetes Arianne ha fallado 3 veces consecutivas.

Como ya he dicho alguna vez, en el fondo le tengo mucho aprecio a SpaceX, pero disfruto viendo balbucear a aquellos americanos que aseguraban que se podía hacer lo mismo que la NASA por menos dinero. De momento, entre el pago de los vuelos y los satélites, la cosa esta saliendo cara.

El gran reto para SpaceX ocurrirá este invierno, cuando se supone que tienen que lanzar el Falcon 9, mucho mayor y más complejo, y posiblemente aun no habrán lanzado ningun cohete con éxito.

3 comments:

Riviera said...

La principal ventaja de la iniciativa privada es que es eso, privada. Si sale mal, solamente los inversores pierden dinero. El que los procesos sean mas eficientes es una consecuencia que con frecuencia (no siempre) se cumple. Mas que nada porque los que dirigen tienen un interes personal en que las cosas salgan bien.

Fernando said...

Y por otra parte, porque los que dirigen tienen un interés personal en ganar dinero, se 'optimiza' todo demasiado, provocando cosas como la que vemos arriba.

Sólo la iniciativa pública es capaz de mover a tantisima gente y dinero, aunque ello suponga menor eficiencia. Mientras hacer un lanzador siga siendo tan complejo, las empresas privadas no tienen mucho que hacer.

The happy butcher said...

Bueno, si nos ponemos a mirar los fracasos gubernamentales en materia espacial... Sin mencionar los de la Unión Soviética (que creo que conocemos más bien pocos), lo menos malo que le ha pasado a la NASA ha sido el Apolo XIII, donde estuvieron a punto de dejar tirados en el espacio a tres astronautas. Y no quiero pensar en los que accidentes que sí han costado vidas humanas.