Wednesday, September 17, 2008

La globalizacion de la educacion universitaria

Galo Nuño publica en el Global Highlights de esta semana del Servicio de estudios del BBVA este articulo sobre la globalización de la educación universitaria (en el pdf podéis ver las fuentes y links):

  • “Die Luft der Freiheit weht” (The wind of freedom blows) is the motto of Stanford University. Founded in 1885 by a railroad magnate and politician, Stanford U. is a worldwide example of how universities not only educate intellectual elites, but they are also engines of economic growth and innovation. Since Hewlett and Packard started their company in a garage near Palo Alto with the support of Professor Frederick Terman, Stanford has fostered some of the main technological breakthroughs of the 20th century.

  • Many countries are trying to imitate the Stanford experience nowadays. On one side, Persian Gulf countries are leveraging on the current oil-windfall to build brand-new research universities to provide a new technological momentum to their commodities-based economies. On the other side, new industrial giants like South Korea, China or even India are conscious that research and development is the key to ensure the transition of their economies from imitation to innovation.

  • The strategy of Persian Gulf countries combines money with diplomacy. Qatar has persuaded top-tier American schools such as Cornell, Texas A&M, Carnegie Mellon, Georgetown and Northwestern to open branches in its Education City complex. Abu Dhabi has done its part with the Sorbonne and NYU (and is working with INSEAD, MIT and Johns Hopkins), and Dubai has partnered with Harvard, LSE and Boston University. Together, the Emirates have devoted more than $20 billion to educational and cultural projects so far .

  • Even more ambitious, Saudi Arabia pretends to build its own MIT-like university from scratch. With an initial endowment of $10 billion (the same as MIT’s and a little bit less than Stanford’s $17 b), King Abdullah University of Science and Technology (KAUST) is probably the most impressive educational project in the world. Its 36-million square-meters campus has been designed to host 20,000 students.

  • China, on the other hand, is taking advantage of its momentum to attract faculties interested in fast-changing environments. This is especially true in the fields of Management and Economics, where the growing Chinese business’ elites are eager to pay for top-quality education. Tsinghua University, the most famous Chinese university, is working to hire high-profile academics from the U.S. who want to mentor the leading-class of the new world superpower.

  • At the same time, in most developed countries, the share of students applying for studies in Science and Engineering is declining, according to a recent report by DBResearch, whereas many immigrants have a particular preference for Science & Eng. subjects. In the US, already more than half of Engineering students come from foreign countries (65% in the case of electrical engineering).

  • Will countries like Saudi Arabia let the wind of freedom blow in their universities? If so, new intellectual centers (“modern-day Andalusias”) can flourish in the middle of the desert.


  • Reconozco que antes de llegar a Stanford me hubiera costado imaginarme que el nivel de las universidades de países en vías de desarrollo fuera muy alto. Mi opinión cambio al conocer a estudiantes de la India Institute of Technology, y de la Sharif University of Technology en Iran, y darme cuenta de que el nivel que traían de origen poco tenía que envidiar a cualquiera de las universidades europeas, y en el caso del IIT, tal vez incluso al contrario. También es cierto que por ejemplo me decepcionó mucho el nivel de los que venían de las universidades chinas, a pesar de ser mayoritarios en las clases de Electrical Engineering.

    Soy escéptico sin embargo, de proyectos como el de Arabia Saudí de crear una universidad de $10B de la nada. Es cierto, que eso te permite no solo crear buenas instalaciones, sino contratar a profesores extranjeros a base de talonario, pero sigue faltando el factor clave: ¿Cómo atraer a los mejores alumnos? Los alumnos eligen su universidad en función de las posibilidades que les vaya a dar en el futuro, y estas dependen del prestigio de la universidad, algo que no se crea a base de talonario. Podrían argumentar que algunos estudiantes elegirían la universidad para investigar con determinado profesor, pero ese caso suele corresponder más a postdocs que a simples estudiantes. A todo lo anterior hay que añadir lo difícil que tendrían países con leyes represivas para atraer talento extranjero. Además, tengo la impresión de que empezar un proyecto con tanto dinero no incentiva a las relaciones con empresas, de las cuales depende en gran medida el éxito futuro de los estudiantes, y por tanto el prestigio de la universidad.

    Sobre la influencia de las universidades en su entorno, ejemplos como el de Stanford son tan envidiables (HP, SUN, Yahoo, Google...) como minoritarios. Y dependen mucho más del entorno que de la universidad en sí misma. Crear un entorno que favorezca a los emprendedores es muy complicado, de ahí que no haya muchos lugares en el mundo como el Silicon Valley. Una cultura del riesgo, un modo de vida focalizado en el éxito laboral, una red de capital riesgo deseando dar pelotazos, son factores que parecen tan intrínsecos a la cultura de un lugar que es difícil imaginar cómo modificarlos. No obstante, el hecho de que una universidad no "cree empresas" no significa que no pueda movilizar la economía de su entorno. Las relaciones con grandes empresas y las sinergias que aparecen cuando estas deciden usar las universidades como centros de investigación tienden a crear mucho valor, tanto por la mejora de la formación de los futuros ingenieros como por la creación de tecnologías orientadas al mercado aprovechando la experiencia de investigadores.

    La mejora de la educación en países en vías de desarrollo, posiblemente pondrá a corto plazo muchos empleos de ingeniería de los países desarrollados en peligro. Sin embargo, resulta indudable que no hay mejor camino para esos países para convertirse en plenamente desarrollados, y sin duda mucho mejor que centrarse en la mano de obra barata no cualificada. A largo plazo, que aumente el talento y el número de cerebros capaces de contribuir al progreso, hará que en media todos estemos mucho mejor que ahora, y supone un desarrollo sostenible para esos países.

    4 comments:

    Jose said...

    Hoy estaba escuchando en una emisora de radio europea cómo la calidad de la enseñanza estaba bajando en picado en España (30% de fracaso escolar, y subiendo). Y es información de un estudio comparativo de la UE donde tampoco salen mucho mejor otros paises comparables (lamentablemente no tengo datos del informe, pero seguro que es fácil de "googlear"). España es la última del ránking (o la primera, según se mire).

    ¿Principales razones? Falta de inversión en investigación, falta de colaboración empresa-universidad, falta de competitividad entre estudiantes.

    No sólo no damos dinero a la enseñanza e investigación, sino que el fracaso escolar se perpetúa porque no se llama 'fracaso escolar'. El famoso "positivismo".

    Creo que el problema es un factor social más que político. En sociedades donde no se confía en el futuro, no se invierte en él. Caso paradigmático, el español.

    Sonia said...

    Coincido con jose en que el problema de la educación es España se debe sobretodo al factor social. En los últimos años se están perdiendo algunos valores que yo considero vitales: esfuerzo, trabajo duro, recompensar al que hace bien las cosas...

    Y si, además, a esto le sumamos el hecho de que ser una persona que se esfuerza por estudiar y ser responsable está mal visto por algunos (a mi en mi familia me ha pasado) pues tampoco es un factor positivo.

    Respecto a esos "macro proyectos" de universidades de los que habla Pablo, me parece interesante, aunque la calidad y el prestigio de universidades como Stanford, no creo que se puedan conseguir en unos pocos años, por mucho dinero que se invierta. Espero que estas universidades supongan también una mejora de la libertad.

    anónimo said...

    Para paliar la crisis en España, el gobierno central ha decidido destinar menos a educación y a I+D...

    Horacio said...

    quizás algún dia cambien las cosas en España, hasta entonces yo se de unos cuantos que hacen mejor quedándose fuera ...