Thursday, April 02, 2009

La segunda reconversión industrial

Este mes y el que viene se podrá medir la eficacia del Plan E para frenar la caída del desempleo. Es un plan poco innovador en el sentido de que simplemente implementa recomendaciones de FMI y su objetivo en el caso español es puramente paliativo ya que, al contrario de lo que ocurre en otros países como EEUU o UK la crisis española es mucho más estructural que financiera. Tal y como yo lo veo, el único objetivo es tratar de suplir una caída brutal en la demanda, y simultáneamente solucionar parte del problema de financiación con el que se han encontrado los ayuntamientos al caer la construcción.

Que sea paliativo no implica que no fuera necesario, el estado no se podía permitir que el desempleo siguiera cayendo a esa velocidad sin poner en riesgo todo el sistema de cobertura social, por tanto, sí que creo que era necesario tirar de déficit y cubrir la caída de demanda del mercado. No obstante, los cuidados paliativos no son suficientes para iniciar el camino de la recuperación, por lo que resulta sorprendente que ni el gobierno ni la oposición hayan presentado a debate en el parlamente un plan de reforma estructural en la que el estado debe jugar un rol clave tanto con inversiones como con regulaciones (o desregulaciones).

Si el gobierno pretende capear la crisis con cuidados paliativos y sin tomar riesgos, creo que la recuperación será muy larga. En España existe poca cultura de inversión de riesgo por parte del sector privado y será difícil que las “fuerzas del mercado” hagan que salgamos de la crisis con una economía competitiva y diversificada, más bien creo que, sino se toman medidas, saldremos cuando los alemanes vuelva a venir a veranear a España.

Creo que España necesita una nueva reconversión industrial para crear y fortalecer empresas de alto valor añadido donde seamos competitivos a nivel internacional, algo prácticamente inexistente dentro del actual mix industrial español. La misión del gobierno debe ser la creación de una industria exportadora basada en una diferenciación tecnológica y no una ventaja competitiva por costes. Esta industria debe ayudar a equilibrar la balanza de pagos española y diversificar una economía basada en el turismo y la construcción.

Dado el retraso que tiene España en la mayoría de sectores, la aparición de esta industria requerirá de subvenciones estatales, bien sea en forma de ayudas directas (como a menudo defienden ciertos progresistas) o bien en forma de rebajas de impuestos a la irlandesa (como les gusta a algunos conservadores). En realidad, no son más que diferencias de forma, en ambos casos el dinero acaba en las empresas que se pretende favorecer.

No estoy pidiendo que el gobierno ponga todos los huevos en una cesta, eso no es propio de un estado que debe mirar a largo plazo, pero sí en unas pocas, y más concretamente en aquellos sectores emergentes donde España es competitiva (como pueden ser las renovables), y en aquellos sectores establecidos con alto valor añadido (como pueden ser la industria del software o los semiconductores, ambas industrias con beneficios netos medios superiores al 20%). Creo que, con la ayuda del gobierno, España puede competir también en estos sectores ya establecidos facilitando la llegada de empresas existentes además de la creación de nuevas empresas.

De manera adicional, el CDTI, o al menos una parte de él debería alejarse de su funcionamiento tradicional y pasar a convertirse en un inversor de capital riesgo, un sector que sigue siendo bastante débil en España (aunque mejoró algo durante los años de bonanza). No me refiero a los programas actuales de prestamos blandos a nuevas empresas, ni simples sistemas incubadora con fondos muy limitados, sino a un auténtico Venture Capitalist a la Silicon Valley, que pueda poner 5 millones de euros sobre la mesa si es necesario y posea el correspondiente porcentaje de la empresa. Muchos de esos proyectos saldrán mal, y en otros casos 11 meses más tarde Google lo comprará por más de 1000 millones y compensará muchas perdidas. Pero en cualquiera de los casos, el objetivo principal no es tanto obtener beneficios (que puede y debería obtenerlos), sino la creación de empresas que compitan a nivel internacional y no simplemente local.

Son cambios que llevan pendientes desde el año 2000, y que, a nivel presupuestario hubiera sido más fácil hacer entonces que ahora cuando se incrementará el déficit. Sin embargo, hay una parte positiva en que se afronten estos cambios en la actualidad y es que la gravedad de la situación posiblemente permita que se cuestionen menos las medidas más arriesgadas del plan.
Circunstancias extraordinarias requieren medidas extraordinarias, y el hecho de que no podamos simplemente acomodarnos en la bonanza puede ayudar a que esta vez sí que afrontemos esta segunda reconversión industrial que tantos llevamos reclamando desde hace años.

Update: Otros 100.000 parados mas en Marzo, esto es un desastre. Si en Abril aumenta de nuevo 100.000 mas hacedme caso y comprad pistolas.

7 comments:

Hîthwen Fëadür said...

Tenemos ahora un ciclo de conferencias en mi Escuela, en una de ella nos han hablado de las subvenciones y ayudas para montar una empresa (6000 euros, ampliables hasta 150k, woo), de ls incubadoras y todo eso, en otra vinieron empresas jóvenes surgidas en el entorno local. Todos nos recomendaron intentar ser localistas cosa que me extrañó bastante

Vicente Francisco said...

Buenas

Vicente Francisco said...

Ejem... buenas 2

Ha salido hoy que se estima en 400.000 personas los efectos directos y indirectos del plan de estimulo. No esta mal, pero la verdad es que pienso que no era necesario. No al menos asi, todo gasto tiene que tener consecuencias productivas en una crisis como esta. La nuestra.

Sobre la "ayuda" del estado a determinados sectores privados. Señores, si el estado tiene que regalar dinero a un sector fracmentado para que crezca y compita con el exterior. ¿ No será mejor crear un consorcio nacional donde esten presentes las empresas privadas y tambien alguna pública de nueva creación ? Los conservadores hablan de la eficiencia del sector privado, ok. Y yo hablo de las empresas de mayor difusión en españa son herederas empresas públicas. El cilo puede ser crear, financiar, dejarlas crecer, y vender.

Medidas que me parecen adecuadas para la crisis:

Que el estado adelante la deuda de los ayuntamientos, a corto plazo. Muchas empresas recibirían una inyección importante, y por extensión los bancos. El coste sería el de los intereses de financiación de una deuda que YA TIENES.

Creación de demanda de empleo de baja calidad y servicio social. Hablo de plantar arboles, de centros de dia, etc. Sueldo mínimo. Pero trabajo al fin y al cabo.

Permitir que las cajas de ahorro funden empresa con los beneficios. Al final de lo que hablamos es que las cajas se dediquen a generar riqueza, y el estado a equilibrar la balanza social.

No es de recibo que los bancos repartan dividendos mientras se financian gracias al estado, o el BCE. Santander incluido.

Tienen razon los que hablan de cambiar el mercado de trabajo, hay que quitar derechos a los trabajadores indefinidos, y aumentarlos a los temporales. Ahora mismo en España hay 3 escalones, los parados, los puteados, y los indefinidos. Se puede reducir la indemnización por despido, a cambio de compromisos cuantificables en formacion. Porque no se le pueden pagar a los trabajadores temporales
10 dias por año trabajado al final de su contrato si no hay renovación?

Esta crisis demuestra que el paro debe ser mas extenso en las crisis y mas corto en los plazos de bonanza. Aumentar la edad de jubilación, si Alemania lo hace para mejorar su cobertura... por algo será. Que el coste de las prejubilaciones para el estado sea 0.

Cuando el estado contrata debe equilibrar el mercado, a partir de los 50 años es complicado encontrar
trabajo. LEs pagas por no hacer nada cuando quieren trabajar. Menos privilegios para los funcionarios, y mas requisitos como ser mayor de 50 años para celador, bedel, etc.

Juan said...

Ciertamente el panorama no se presenta muy alentador pero lo de las pistolas lo veo excesivo :)

Poco a poco parece que la cultura del capital riesgo que mencionas va calando entre algunos sectores de la economía española (eso sí, muy poco a poco). Como ejemplo local tendríamos al Sr. Roig (Mercadona) quien hace unos meses creo una empresa de Seed Capital para apoyar nuevas ideas empresariales de índole tecnológico. Ojala y el sector privado se involucrara más activamente en este tipo de iniciativas.

mat said...

Interesante post. Estoy de acuerdo con la mayor parte del mismo.

Qué pena que nuestro gobierno no piense igual. No hay más que ver el varapalo que le han dado a las energías renovables, principalmente a la energía solar fotovoltaica, a la que han cortado las alas y han provocado que empresas rentables con crecimientos sostenidos desde hace 10 años, estén parando producción y echando gente a la calle.

Vicente Francisco said...

Había que cortarles las alas, se había convertido en un despiporre y no es que se financiase el sector. Es que gente ajena al sector se metia solo por la rentabilidad gracias a la subvención..

Si quieres que crezcan las empresas no puede ser que la subvención acabe en el bolsillo de un especulador, subvencion si, dividendos no.

LOANI said...

hola Pablo
en primer lugar felicitarte por el blog, me encanta ¡es fresco y ameno y he de decir que aprendo leyéndote¡
... la que está cayendo, verdad? lo que más miedo me da es lo poco preparados que estamos y apuntamos a estar para superarla, es decir, modificación del tejido industrial, inversión en I+D+i, potenciación de las renovables, etc...
en cuanto al funcionariado en gran parte estoy contigo el hecho de que sean intocables permite muchos abusos (bastante menos de los que la gente piensa, hay que decir)sobre todo en las altas esferas, los de los niveles medio, bajo no nos podemos mover demasiado que enseguidita tenemos la inspección encima ...
En cuanto al subsidio de desempleo tristemente es cierto que mucha gente se toma ese tiempo como unas "vacaciones pagadas y merecidas", las medidas que propones aunque serían muy impopulares no me parecen desacertadas, supone no dejar que la persona se abandone en un "dolce far niente" inicial que a la larga resulta desastroso para su propia autoestima además de para las arcas del estado.
Salud