Wednesday, April 08, 2009

Una crisis de gobierno poco innovadora

Esperaba que Zapatero retrasase la crisis de gobierno hasta después de las europeas, por aquello de que la responsabilidad de la probable derrota se asignara a un gobierno saliente en vez de uno recién estrenado. Por eso me alegré cuando me enteré de que había decidido adelantarla. Me alegré porque es la primera acción para recuperar la confianza del consumidor que el gobierno lleva a cabo desde el Plan E, y como comenté en otro post considero que la perdida de confianza del consumidor es una de las causas fundamentales que mantienen la economía española en el circulo vicioso de destrucción de empleo.

Sin embargo, tenía unas expectativas muy altas respecto a esta crisis de gobierno, y aunque tiene algunos aciertos, globalmente me ha decepcionado bastante. Me parece que ofrece más de lo mismo, y no da una autentica sensación de acción y cambio de cara a transmitir una imagen de control de la situación.

La sustitución de Solbes me parece un mal necesario, la entrada de alguien nuevo para dirigir la economía tenderá a dar más confianza a la gente, y me gusta que la elección tenga un marcado perfil técnico como el de Salgado, si bien yo hubiera preferido ver a Jordi Sevilla tomar las riendas de la economía.

La salida de Bernat Soria me decepciona, era uno de los pocos ministros que tenía el gobierno con carácter técnico dentro de su área, y no creo que estuviera haciendo un mal trabajo. Trinidad Jiménez consigue un ministerio por su apoyo político a Zapatero desde sus inicios, que fue el motivo por el que había conseguido la Secretaría de Estado para Iberoamerica inicialmente.

Gran acierto el de Angel Gabilondo para ministro de Educación, y también me alegra ver a Chaves en cooperación territorial, aunque políticamente me parece que puede acabar costándole Andalucía en las próximas autonómicas. Creo que ambos pueden hacer un buen trabajo en esas funciones y lanzan exactamente el mensaje que en estos momentos debe dar el gobierno, el uno por su perfil técnico y el otro por el mensaje de cohesión social.

El nombramiento de Ángeles Gonzalez-Sinde me deja indiferente, porque, como comentaré en breve, yo haría desaparecer el ministerio de Cultura, y el nombramiento de José Blanco me parece una autentica vergüenza. Pepe Blanco tiene su función como perro sabueso, y de ahí no pasa, darle un ministerio es como cuando Cascos era ministro, o incluso peor, al menos Cascos era industrial. Además no le da un ministerio cualquiera, no, en medio de una política económica basada en planes de estímulos Keynesianos le da el ministerio de Fomento que es uno de los que más poder va a tener. Poner a un Blanco al frente de Fomento es asegurarse de que se va a acusar al gobierno de usar políticamente el dinero de los planes de estimulo. Ese no es el mensaje. Fomento debería estar en manos de alguien que o bien tuviera un fuerte perfil gestor, o bien viniera de la empresa privada.

Por último, resulta decepcionante que Zapatero haya decidido mantener el número de ministerios. Este era el momento de hacer una reducción drástica para lanzar el mensaje de enfoque y eficiencia. En mi opinión, pasar Asuntos Sociales a Sanidad tiene poco sentido, yo personalmente hubiera formado el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, y hubiera integrado en el mismo el ministerio de Igualdad. También hubiera hecho desaparecer el Ministerio de Vivienda, y según el mensaje que quisiera lanzar lo hubiera integrado bien en Fomento o bien en Trabajo y Asuntos Sociales. El primero en caso de que el gobierno crea que hay que seguir ayudando al sector de la construcción para decelerar su caída, y el segundo en caso de que no vaya a invertir más dinero en ese sector. Además hubiera integrado los ministerios de Educación y Cultura bajo Angel Gabilondo, sobretodo para lanzar un mensaje de austeridad y dar un enfoque claramente económico al gobierno de cara a afrontar la crisis.

Como decía, hay aciertos en los cambios, y me alegra que haya lo bastante valiente como para adelantar los cambios a las elecciones, pero creo que debería haber arriesgado mucho más y hacer una reforma más profunda y más tecnocrática en vez de rodearse de sus más allegados en el gobierno.

3 comments:

Mankle said...

Zapatero, en tiempos de crisis se ha rodeado de incondicionales: Blanco, Jimenez. Ha traído a Chaves para controlar el "problema catalán" (no le queda nada). Y sigue con el guiño a la SGAE y "cultureta" afines: Sinde.

En resumen, se ha atrincherado. Sólo la incompetencia del PP puede salvar al PSOE.

Vicente Francisco said...

No me gusta, no me gusta la nueva ministra de economia. LE falta curriculum para una situación como esta. Hace falta un perfil mucho mas especializado, y preferentemente con experiencia en banca...

Pepe Blanco va a estar mas interesado en la lucha del dia a dia con el PP que en los informes que le pasan, supongo que al final hay una comisión que es la dedicada a realmente cumplir los objetivos, y los ministros solo se dedican a hacer cambios en ese consejo, y tomar las grandes decisiones...

Victor said...

También haría desaparecer el ministerio de igualdad, que no sir e para nada, y su cabecilla es un poco retrasada.

El nombramiento de la ministra de cultura me parece patético. Sí, ya se que la prioridad es salir de la crisis, y aquí cultura ni pincha ni corta, pero dar más peso a los tocapelotas de los artistias y su cruzada contra internet me parece ridiculo.

Pablo, lo tengo claro, voy a emigrar de nuevo, jajajaja... Suiza es un gran país? y Luxemburgo? espero tu sabio consejo