Saturday, June 27, 2009

Una de cine español

Criticar al gobierno por su relación con la SGAE es un deporte nacional que práctico y disfruto. Es el ejemplo más claro de lobby en España (junto, tal vez, con la iglesia) y sin duda uno de los más exitoso para un lobby a nivel internacional. Sin embargo, a menudo discrepo de muchas de los argumentos que se utilizan para criticar las consecuencias de esa relación, y últimamente las críticas que oigo hacia el cine español me parecen que van desde la más simple demagogia basada en estereotipos, hasta la más absurda estupidez.

Tengo aquí un par de posts que me parecen representativos de otros que he leído (así como de Tweets y comentarios que van surgiendo). Una cosa curiosa de estos posts es que se basan el uno en el otro, pero uno argumenta desde el punto de vista neoliberal y el otro sigue siendo intervencionista.

El primer post se puede resumir en estos dos párrafos:

[…] intentar ayudar a nuestro Gobierno a identificar partidas del gasto público que pueden ser reducidas o eliminadas y así poder central el gasto en aquello que es realmente necesario.

Os dejo mi contribución:

Recortar las subvenciones al cine Español, en 2001 estas ascendieron a 31,08 millones de euros, en 2008 alcanzaron 67,7 millones de euros, y para el 2010 parece que el ejecutivo quiere elevarlas a 111 millones de euros (+40% de incremento).

Algunos datos para justificar el recorte:

El número de espectadores de cine español en 2001, alcanzó los 26,2 millones. En 2008 la cifra se quedó en 14,4 millones. La Recaudación en taquilla ha pasado de de los 110 millones en 2001 a los 81 millones de euros en 2008. En 2010 seguramente el importe de las subvenciones superará a los ingresos obtenidos en taquilla.

Aparentemente el cine español debería recibir menos subvenciones porque menos espectadores han ido a verlo. Siguiendo este brillante criterio, TVE debería de subsidiar a Punset y poner a Ana Rosa Quintana que es un servicio público que la gente apoya mucho más, Torrente 2 le da dos patadas como película a Mar adentro, y Spiderman 3 ha sido una de las mejores películas de la historia del cine. El caso de Torrente es siempre curioso, porque muchos lo utilizan como ejemplo de la mala calidad del cine español cuando se trata de una de las películas más taquilleras de la historia del cine español (de hecho, la primera si contamos solo las que se han rodado en Español).

Valorar la calidad del cine español (y con ello el interés para preservarlo) por el número de espectadores, me da una imagen muy pobre de la cultura del que emite tal juicio. No me malentendáis, yo también disfruto viendo a Megan Fox en Transformers, pero desde luego no utilizaría la taquilla para medir la calidad de sus películas.

¿Es malo el cine español?

Obviamente, hay de todo, como en todos los países. Hay películas malas muy taquilleras, películas buenas poco taquilleras y películas malas poco taquilleras. La producción artística de un sector siempre va a incluir películas en todo el espectro. Sin embargo, para medir la calidad global del cine yo propongo como criterio que veamos que opinión merece el cine español fuera de nuestro país:

Este es el ranking de los primeros 20 países por número de Oscars y nominaciones a mejor película extranjera:

Country Awards NominationsNote
Italy 10 27 + 3 Special Awards
France 9 34 + 3 Special Awards
Spain 4 19
Japan 4 11 + 3 Special Awards
Germany 3 15
Sweden 3 14
Russia 3 10
Netherlands 3 7
Denmark 2 7
Czech Republic 2 6
Switzerland 2 5
Hungary 1 8
Argentina 1 5
Algeria
Canada
1 4
Austria
Czech Republic
Russia
Taiwan
1 3
South Africa 1 2


Asegurar que el cine español es de mala calidad y que por tanto no debe de ser subvencionado es generalizar y aprovecharse de un dañino estereotipo establecido en la sociedad española. En España hay películas malas, y hay películas muy buenas, pero globalmente, a pesar de haber pasado 40 años en una dictadura represiva, somos el tercer país del mundo en el ranking por encima de la mayor parte de Europa.

Sin embargo, hay una parte subyacente en el post en la que sí que estoy de acuerdo, y es en establecer mecanismos para controlar la efectividad de las subvenciones públicas a la hora de producir mejores películas y formar mejores actores, directores, guionistas y miembros de la producción cinematográfica.

¿Ha mejorado el cine español?

Estoy de acuerdo en que hacen falta mejores controles de calidad de la producción, aunque, aparentemente, discreparía con la mayoría en que el número de espectadores debe de ser ese criterio. Basándome en el criterio de la crítica internacional, me gustaría que la gente se diera cuenta de lo siguiente:

  • Desde 1952, 32 españoles han recibido nominaciones a los Oscar por diferentes premios. En media 0.56 nominaciones al año. En los últimos 10 años, el periodo donde se critica que las subvenciones al cine han ido en ascenso, se han logrado 16 nominaciones. 1.6 nominaciones al año para los profesionales formados en España. En ninguna década anterior se había conseguido esa tasa de éxito.

  • Si miramos al número de Oscars ganados por españoles, las conclusiones son similares. De los 9 Oscars ganados desde 1952 por españoles (0.16 al año), se ha pasado a ganar 5 en los últimos diez años (0.5 oscars al año).

  • Lo mismo ocurre si miramos a los Oscars a mejor película extranjera, de los 4 oscars ganados desde que se empezó a participar en 1959, 3 son de los últimos veinte años, y 1 en los últimos diez.

    Seguro que estoy de acuerdo con la mayoría en que hay que seguir mejorando la calidad de las producciones subvencionadas, y que tiene que haber un mayor control, pero difícilmente me pueden convencer de que las subvenciones no han servido para formar a profesionales con talento y crear también buenas películas.

    Intervencionismo y subvenciones

    Como comentaba antes, el segundo post, hace un argumento similar al primero pero desde el punto de vista neoliberal: El gobierno no debe subvencionar porque el intervencionismo quita libertad al consumidor.

    "Imagine ahora que el Gobierno, en vez de permitir que el mercado penalice a quien lo hace mal -en el sentido de que el productor que ofrezca un bien que los consumidores no demandan- y lo expulse del mercado, considera que la soberanía del consumidor es un elemento peligroso y sospechoso y que es mucho mejor “obligarles” a demandar el producto del empresario que pierde cuota de mercado."


    No conozco lo bastante a Valentin Bote, como para saber si es coherente con su razonamiento en todos los otros mercados, pero variaciones de ese razonamiento, simplificadas a frases del estilo "El gobierno no me da a mi..." se las he oído a gente de todo el espectro político.

    Empecemos por el principio, mal que les duela a los neoliberales, el gobierno ES un factor económico que interviene en muchos mercados porque la mayoría de los ciudadanos así lo demandan. No hay ni un solo partido que se atreva a presentarse anunciando la cancelación de los servicios públicos porque la mayor parte de la sociedad está a favor de que estos continúen. El gobierno interviene cuando provee servicios públicos como educación, sanidad y seguridad, y los ciudadanos, libremente votan a favor de esa intervención, de manera que difícilmente se puede argumentar que esto "roba" libertades a los ciudadanos.

    ¿Interviene solo el gobierno en servicios básicos? No, lo hace también en todos aquellos sectores que considera vitales para la economía del país, desde todas las infraestructuras de transporte, hasta la energía, pasando por las telecomunicaciones. Todos estos sectores están regulados, cuando no directamente poseídos por el gobierno. No solo eso, cada vez que un sector ha alcanzado un peso específico dentro de la economía del país tal que de la salud de ese sector ha dependido el bienestar de muchos ciudadanos, el gobierno ha intervenido para garantizarlo. Así es con la industria automovilística, turística y también con la construcción. También interviene en sectores que considera estratégicos para la defensa y el desarrollo tecnológico, como con la industria militar, la aeroespacial, y los centros de investigación de las diferentes ciencias. Globalmente, lo complicado es encontrar una industria que no reciba ningún tipo de subvenciones directa o indirectamente.

    Tratar de hacer creer que el cine es una excepción, es sencillamente engañar.

    Industria vs Cultura

    Independientemente del hecho de que sea una falacia argumentar que el gobierno no subvenciona industrias, en general, me parece que también es la función del gobierno conservar elementos culturales y actividades que aportan valor a la sociedad independientemente de que el mercado no lo refleje.

    Los monumentos y parques nacionales españoles no sobrevivirían si vivieran de las entradas que cobran. Tampoco veo a muchos sugerir que el gobierno ahorre dinero suprimiendo el programa de Ayuda al Deporte Olímpico, a pesar de que mirando al medallero y comparándolo con los Oscar nos está proporcionando retornos muy inferiores. La cultura se conserva, independientemente de que no pueda competir en el mercado.

    Así llegamos a la pregunta del millón, ¿el cine es industria o cultura? La respuesta de cada persona suele cambiar según el tema y contexto de la discusión. Sin embargo, hay algo que yo sí que veo claro, y es que si las películas están incluidas dentro del derecho a la copia privada español es porque cuando se redactó, se considero que era importante que la gente tuviera acceso al cine como parte de la producción cultural del país.

    El derecho a la copia privada se aplica a las producciones culturales y no a las industriales. Así pues, la copia de programas de software por ejemplo es ilegal, independientemente de que no haya ánimo de lucro. En el resto de industrias, la protección es mucho mayor debido al sistema de patentes, con el que una vez que alguien ha tenido una idea, pierdes el derecho de uso y disfrute de la misma aunque llegaras a ella de manera independiente o no tuvieras intención de lucro.

    Por esta razón, me molesta cuando aquellas personas de la industria del cine, que claramente está subvencionada por considerarse una producción cultural, critican el derecho de copia privada establecido para divulgar la cultura. Del mismo modo, me parece poco coherente ver las críticas a las subvenciones entre aquellos que defienden este derecho. Soy consciente de que la gente se descarga más las películas americanas que las españolas, que es el argumento más típico cuando se le señala a alguien esta incongruencia, pero es que quienes dicen argumentan así ignoran (de manera consciente o inconsciente) que las subvenciones no son para compensar el P2P (para eso está la compensación por copia privada del que hablaré en breve), sino para proteger y fomentar la producción cultural.

    Compensación por copia privada y el canon por copia privada

    Soy un gran crítico del canon por copia privada. Me parece un sistema aberrante, un chiste fruto de una noche de borrachera de Ramoncin escuchando a Loquillo de cantautor, que perdió su gracia cuando se convirtió en ley en 1987 debido al enorme poder del lobby de la SGAE. Desde entonces, parece que la SGAE ha conseguido tener suficiente poder para que nadie se atreva a tocarlo. El canon es inaceptable porque:

  • Da poder recaudatorio y distributivo a un lobby privado. Esto es un caso único, aberrante e incomprensible en mi opinión. Es precisamente este punto el que me parece más criticable de la relación del gobierno con el lobby de la SGAE.
  • Establece las cuantías en función de unas variables solo relacionadas tangencialmente con la producción cultural, y fuertemente relacionadas con el desarrollo de la sociedad de la información (de ahí el crecimiento en cuantías que está experimentando).
  • Se trata de un impuesto indirecto, que además dificulta la modernización de las empresas.

    Sin embargo, muchos de los críticos con el canon igualan su eliminación con la supresión de la compensación por el derecho a copia privada. Primero de todo, esto es imposible, el derecho de los productores culturales a recibir "una compensación justa" en aquellos países con derecho a copia privada, está establecido por la legislación europea. Pero es que además, personalmente estaría en contra de la eliminación de esa compensación. A los autores se les quita el derecho a la explotación exclusiva de su creación en favor de crear un valor para la sociedad, y por ello la sociedad debe de compensar a los autores. Como comentaba antes, la producción cultural es el único caso de creación intelectual en la que el creador no retiene los derechos de explotación de su trabajo, y me parece que esa desventaja competitiva debe de ser compensada.

    La diferencia es que yo creo que dicha compensación debe provenir de los impuestos directos, que las cuantías deben estar relacionadas con criterios objetivos de divulgación cultural que elijan los gobiernos como representantes de los ciudadanos, y que la distribución debe también ser realizada por el gobierno.

    Y para finalizar, os dejo con unas palabras de John Hennessy sobre la importancia del arte:

  • 12 comments:

    Fidel said...

    Hola Pablo,

    Valorar la calidad de una película española según las nominaciones/premios que hayan obtenido en los Oscar no me parece nada objetivo. Sabemos que detrás de los Oscar se esconde toda una maraña de cables, política y demás que provoca que no siempre ganen las buenas películas. Tenemos el ejemplo de Fellini, Hitchcock o Kubrick, que nunca han ganado el premio a mejor director.
    Sí que considero que en parte una película debe valorarse según la aceptación del público. No tanto con las películas made in Hollywood , cuyo éxito depende mayoritariamente de los dólares gastados en campañas publicitarias. En cambio, en el cine español siempre tenemos a los mismos actores y directores en cartelera. Si nos salimos de Amenábar, Almodóvar, la familia Bardem, etc... nadie conoce nada más. Falta una potenciación de todo el cine español, pero creo que con las subvenciones no avanzamos nada. Vemos en las estadísticas que el consumo de películas españolas ha bajado en los últimos años, y lo seguirá haciendo si no ponen medidas.

    Saludos

    Anonymous said...

    Estoy totalmente de acuerdo con Fidel.

    Pablo said...

    "Sí que considero que en parte una película debe valorarse según la aceptación del público. No tanto con las películas made in Hollywood , cuyo éxito depende mayoritariamente de los dólares gastados en campañas publicitarias."
    Grandes momentos de la historia del cine español.

    Nessy said...

    Antes te digo ke pongas algo, ays!
    Besos

    Manu, the java real machine said...

    Mar Adentro, precisamente has ido a poner como ejemplo de buen cine a uno de los escasos directores que están fuera de la 'onda' de la mayoría de subvencionados.

    Y a Torrente la pusieron a parir los 'ilustres' de la cultura... cuando no es más que una producción de humor (zafio pero humor) al estilo de lo que puede ser la saga 'American Pie', que solo busca entretener.

    Lo siento, pero el cine NO debe de ser subvencionado. Y no debe serlo porque el actual sistema de subvenciones no es más que una excusa para que unos pocos vivan a costa del dinero público haciendo películas que no van a ver ni sus familiares directos.

    En lugar de eso, que den ayudas a directores noveles.

    El dinero público no puede estar para cubrir el dinero que NO son capaces de recaudar en el cine, porque sus películas NO gustan.

    Pablo said...

    Manu,

    Alejandro Amenabar empezó con subvenciones, y en entrevistas en television se ha mostrado partidario del apoyo publico al cine español. No solo eso sino que tambien es de los que se ha mostrado sin tapujos en contra de las copias no autorizadas por el autor, asi que me puedes decir en que esta "fuera de la onda" de los subvencionados.

    "El dinero público no puede estar para cubrir el dinero que NO son capaces de recaudar en el cine, porque sus películas NO gustan."

    Y por esa regla de tres, cerremos de una puta vez TVE2, y que TVE1 consista en programas del corazon y telediarios que son las dos tipos de programas con mayor audiencia. Asi el dinero publico estara bien empleado.

    Anonymous said...

    El problema del cine español es la distribución y la promoción. Las salas están obligadas a comprar las películas por paquetes, en los que las películas españolas se quedan fuera; no se ofertan, no se ven, no se valoran. Si a eso se le une la prensa tendenciosa, como por ejemplo, la que sufre Torrente (la 1 y la 2 me parecen obras maestras, y me gustan más cuanto más las veo), para que debe de existir un "canon", y otras cosillas ajenas a las películas, como la publicidad de mamoneos entre políticos y "artistas", el cine español, casi sin comerlo ni beberlo, va de culo.

    Anonymous said...

    me pareces un chulito con cara de maricon

    angllamas said...

    En mi vida practica, lo que he aprendido es que si abro una panaderia, tengo que trabajar duro para que funcione, y si los números van mal, nadie vendrá a darme una subvencion o parte compensatoria.

    Nuestra sociedad es contradictoria: somos basicamente capitalistas, sin embargo debo pagar un impuesto compensatorio a los artistas, mis impuestos deben financiar una televesion pública, etc.

    Además, pensamos que el caso español es único. Vivo en Suiza, aquí hay varias entidades de gestion de derechos de autor (SUISA, Billag, ...) Suiza es un país capitalista por excelencia, mucho más que España (sanidad privada, ...), pero por el simple hecho de tener una radio (posesion del receptor) debo pagar mensualmente CHF 15.-- (10€ aprox.), y en el caso del televisor son CHF 25.-- (15€ al mes). No es poco. En total 40€ por tener una radio y un televisor al mes, a una entidad privada, que gestiona los derechos de autor!! Sin contar que la TV es por cable, y eso supone una, además, cuota mensual para el proveedor de cable.

    Es simplemente sangrante e injusto, ya que la publicidad y el dinero del gobierno para las cadenas públicas (tres en total) aparentemente no son suficientes.

    angllamas said...

    Voy a detallar lo que cuesta recibir canales de TV en el pueblo donde vivo (un oferta que tiene ahora Cablecom, un proveedor local):

    Cuota acceso TV:
    CHF 15.--/mes (1€) + IVA
    Impuesto SUISA:
    CHF 1.--/mes (0.60€)
    Impuesto Billag:
    CHF 25.--/mes (15€)

    Total para poder ver la TV:
    CHF 41.-- al mes!! y eso sin radio!!

    quitus said...

    ummmm........creo que existe una pequeña diferencia entre subvencionar unos canales de tv públicos o subvencionar una producción de cine privada. (otro tema es si la dirección de RTVE es buena o mala; la de tve2 Sant Cugat, o como se llame ahora, es pésima).
    quizás no sería tema de terminar con las subvenciones, pero sí de saber hasta donde llegan y para que sirven (algo que creo, se debería aplicar a la SGAE, mas allá de estar de acuerdo o no con sus tesis, creo que el gobierno del Estado (bueno, el pueblo) debería poder saber a donde y para que se utiliza ese dinero (que no deja de ser nuestro)).

    Nessy.. said...

    A ver cuando nos escribes algo!!
    besos
    Ness